Vigilancia corporativa, los efectos del trabajo a distancia

¿Replicar la experiencia de oficina completamente en línea? Eso es lo que quiso hacer la revista especializada High Plains Journal. Indicaron a su personal que crearan un avatar digital y que pasarían su día de trabajo en una oficina virtual. Esta contaría con cubículos de sala de chat y ambientes de socialización para los avatares digitales. De igual forma, los empleados tendrían que tener sus cámaras y micrófonos encendidos y listos en todo momento para cualquier chat espontáneo.

Fuente: https://techcrunch.com/2020/04/14/pragli-remote-office-application/

Esta recreación digital de una oficina es producto de un software creado por la startup de tecnología Pragli. Sin embargo, no todos están contentos con este modelo de trabajo remoto, señaló The Washington Post (TWP). Muchos señalan que este modelo de vigilancia corporativa no hace más que desdibujar la línea entre la vida laboral y la vida personal. No promueve el trabajo divertido y conectado, como lo señala High Plains Journal, sino que puede aumentar el estrés y el agotamiento laboral.

Lo cierto es que, muchas empresas están teniendo problemas con esta nueva forma de trabajo a distancia, por ello, buscan maneras de rastrear la productividad de sus empleados. La más usada es la activación de la cámara web en todo momento, o la programación de registros tres veces al día. Muchas han implementado softwares de monitoreo de navegación en la web de los empleados en las horas de trabajo activas. De tal forma que estos softwares de control que inicialmente eran instalados en ambientes de oficina han sido ahora trasladados a los hogares de sus empleados.

“Lo que anhela la gente es la conexión humana. Estas son las migajas de la conexión humana” señaló David Heinemeier, cofundador de la empresa de software de trabajo remoto, Basecamp. Trabajar bajo tal régimen de vigilancia no genera un rendimiento mejor, más profundo o creativo de parte de los trabajadores. De acuerdo a un estudio del MIT de abril, los trabajadores estadounidenses están trabajando más horas que antes. Han pasado de 8 a 11 horas laborables.

Empresas de seguimiento de tiempo y monitoreo laboral como ActivTrak, Hubstaff, Time Doctor y Teramind informaron a TWP que habían registrado un incremento en su base de clientes desde que la pandemia originó el traslado al trabajo a distancia. Muchas de ellas permiten a las compañías capturar imágenes de las pantallas de sus trabajadores, así como conocer qué empleados trabajan activamente, así como sus horas laboradas durante los últimos siete días.

El sistema, Interguard, de propiedad de la compañía Awareness Technologies, permite crear una línea de tiempo minuto a minuto de cada aplicación y sitio web que visitan sus empleados, graba todos los correos electrónicos, mensajes instantáneos y pulsaciones de teclas de los trabajadores. De igual forma, permiten clasificarlos como “productivo” o “improductivo”. Este sistema alerta a los gerentes si es que los trabajadores hacen o dicen algo sospechoso.

Finalmente, a lo largo de esta nota hemos visto innumerables ejemplos de restricciones a la privacidad de los trabajadores que deben ser analizados cuidadosamente. Tales limitaciones tendrían que pasar por un examen de proporcionalidad para verificar si es que pueden ser válidamente usadas. Sin duda, el cambio de paradigma laboral al que el mundo se ha visto forzado no trae más que nuevos escenarios y nuevas preguntas que deben ser contestadas bajo un estándar ético.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Bachiller en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,678FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
64SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X