Tecnología vs. Covid 19

Sabemos que países como Corea del Sur o Singapur han utilizado la información de ubicación de teléfonos celulares para poder identificar posibles contagiados. Rusia y China hacen uso de las tecnologías de reconocimiento facial. Israel hace uso de una base de datos de ubicación para rastrear posibles nuevos contagios. Por su lado, Estados Unidos está trabajando con compañías como Google, Facebook, Clearview AI y Palantir para verificar qué tipos de datos y herramientas pueden utilizar para dar solución a la emergencia sanitaria que se presenta en todo el mundo, señaló The New York Times (TNYT).

El uso de los datos personales es importante y necesario para manejar este tipo de emergencias, pero lo vital es que este uso no tenga repercusiones en materia de privacidad cuando todo esto acabe.

En un escenario ideal, se podría compartir la información de ubicación y de salud de manera voluntaria a terceros de confianza. Es posible que muchos estén de acuerdo con compartir esta información personal a fin de recibir y ayudar a proporcionar información sobre su nivel de riesgo. De acuerdo a TNYT, sería más “cómodo” para las personas si es que el análisis de los datos fuese realizado por empresas que ya tienen acceso a su información de ubicación, como es el caso de Google o proveedores de teléfonos celulares.

Es vital que se respete la privacidad y el anonimato de las personas que han contraído este virus. Si bien los datos de ubicación podrían indicar si es que estuve cerca de una persona contagiada, no es necesario conocer la edad o sexo de esa persona. Lo último en atención a las aplicaciones usadas en Corea del Sur, que sí daban acceso a más información. Es probable que esta información sea valiosa para un análisis global de parte de las entidades estatales, pero no para que esté disponible para cualquier individuo que se descargue la aplicación.

Por otro lado, también es importante verificar los filtros de acceso a la información de ubicación, proteger las bases de datos, anonimizar la información en la medida de lo posible, establecer (i) plazos de uso de estos datos y (ii) las finalidades concretas de la información. De esta forma, el tratamiento de los datos quedaría restringido bajo parámetros establecidos.

En cuanto al uso de tecnología de reconocimiento facial, como sabemos, esta aún no puede garantizar la identificación de personas de forma confiable, además es una herramienta bastante invasiva. Por ello es que preocupa que Estados Unidos se reúna con la empresa de reconocimiento facial Clearview AI para protocolos de seguimiento de las personas contagiadas, teniendo en cuenta que hace algunos meses esta empresa fue acusada de extraer fotografías de Facebook, Twitter y YouTube, cuando esto atentaba contra sus políticas. Pero no solo eso, estas fotografías luego fueron utilizadas para alimentar la base de datos de una aplicación de reconocimiento facial que era (¿es?) vendida a agencias policiales y otros particulares.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Bachiller en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,678FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
64SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X