¿Quieren conocer una historia de espionaje digna de película? Con ustedes, Crypto AG, ¡El golpe de inteligencia del siglo!

Crypto AG fue una empresa suiza fundada en 1940, que inició sus actividades de fabricación de dispositivos de encriptación en la cúspide de la segunda guerra mundial. Sin lugar a dudas, un escenario de guerra es el contexto ideal para el crecimiento de la demanda de dispositivos de encriptación, pues de esta forma, se podía mantener en secreto las comunicaciones de espías, soldados y diplomáticos.

De acuerdo a The Washington Post, Crypto AG ganó millones de dólares por la venta de estos equipos a más de 120 países, (porque claro, el presupuesto de “seguridad nacional” siempre es prioridad en diversas naciones). Sus clientes incluían a países como Irán, Japón, Egipto, México, Italia, Arabia Saudí, juntas militares en América Latina, rivales nucleares en India y Pakistán, y hasta el propio Vaticano.

¿Listos?, lo que nadie sabía es que esta firma suiza en realidad era propiedad secreta de la CIA (bajo el nombre de la operación “Thesaurus” y luego “Rubicon”, indiscutiblemente, de las operaciones más audaces en toda su historia) y de la NSA, Asociación de Inteligencia de Alemania Occidental. Estas agencias de espionaje manipularon los dispositivos que vendía la compañía para poder tener acceso a los mensajes cifrados utilizados por diversas naciones. Pero no solo ellos tuvieron acceso a esta información, también la compartieron con FVEY (“Five Eyes”), la alianza anglosajona de inteligencia compuesta por Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

A partir de 1970, la CIA y la NSA tuvieron el control de las operaciones vitales de Crypto AG, entre ellas las decisiones de contratación, el diseño de tecnología, la dirección de los objetivos de ventas, entre otros. Sin embargo, el control que la CIA y la NSA practicaron sobre Crypto AG no fue percibido por sus trabajadores. Muchos lo calificaron como una traición, pensaron que hacían un buen trabajo, pero solo habían estado engañando a sus clientes.

¿A qué tuvieron acceso? A mucho, casi a la mayoría de los entretelones políticos y militares más importantes de la época, por ejemplo, supervisaron a los mulás (personas versadas en el Corán, o en asuntos religiosos) durante la crisis de los rehenes de 1979, otorgaron información a Gran Bretaña respecto a la táctica del ejército argentino durante la Guerra de las Malvinas, rastrearon las campañas de asesinato de dictadores sudamericanos, entre muchos otros. Durante la década de los 80 representaban al 40% de los cables diplomáticos y otras transmisiones de gobiernos extranjeros.

¿Los grandes ausentes? O tal vez, ¿los afortunados suspicaces? China y la Unión Soviética. Ellos nunca adquirieron los productos de Crypto AG precisamente porque sospechaban de los lazos entre dicha compañía y Occidente, y qué razón tenían.

¿Casi los descubrieron? En algunas ocasiones, surgieron situaciones que levantaron sospechas de la comunidad internacional, pero nunca se llegó a establecer la relación entre Crypto AG, la CIA y la NSA como ahora. En 1970 se publicó documentos que mostraban correspondencia incriminatoria entre el fundador de Crypto AG y un pionero de la NSA. De igual forma, algunas declaraciones del ex presidente estadounidense, Ronald Reagan respecto a los funcionarios libios involucrados en el bombardeo de 1986 de una discoteca en Berlín alertaron a gobiernos extranjeros sobre la posible filtración de su información.

¿El fin de Crypto AG? En 2018 fue liquidada por sus accionistas (cuyas identidades se mantienen en reserva en vista de que la liquidación se dio por medio de una empresa constituida en el principado de Liechtenstein, cuyas leyes permiten mantener en reserva su identidad). Posteriormente, CyOne Security y Crypto Internacional adquirieron la mayoría de sus activos. Ambas compañías señalaron que no tienen relación con ningún servicio de inteligencia (aunque, ¿quién diría lo contrario?)

¿El gobierno suizo? Brilló por su ausencia. Si bien anunció una investigación a la compañía y a sus vínculos con los servicios de inteligencia y adicionalmente, revocó la licencia de exportación de Crypto Internacional, de acuerdo a los documentos de la CIA, los funcionarios suizos tenían conocimiento de esta situación de espionaje durante décadas.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Bachiller en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

es Spanish
X