Pandemia VI: Reestructuración de la formación de los abogados

Una traducción autorizada y aproximada al español de Pandemic VI: Lawyer formation re-engineered, entrega de la serie de la Pandemia de Jordan Furlong, publicado en Law 21 el 7 de abril de 2020.

Como señalé en mi entrega anterior, la pandemia está acelerando y acentuando todas las tendencias que ya iban a detener el sistema de formación de abogados existente. Hace menos de ocho meses, escribí en Law 21 sobre cómo el sistema de desarrollo de abogados se está desmoronando y cómo podríamos reemplazarlo por algo mejor.

En ese momento, pensé que el sistema se rompería porque los bufetes de abogados contratarían cada vez menos abogados nuevos y por lo tanto se retirarían de su antiguo papel de facto como «formadores de abogados en el trabajo». Esto tendría efectos secundarios en el nuevo sistema de abogados.

Los reguladores jurídicos, escribí, necesitan unificar las distintas ramas y fragmentos de la formación de abogados y afirmar el control sobre el proceso de desarrollo de los abogados en su jurisdicción. La educación, la capacitación, la concesión de licencias y la evaluación continua de la competencia deben llevarse a cabo bajo una supervisión unificada y con una visión amplia y autorizada para crear abogados competentes y seguros de sí mismos que sirvan a sus clientes y a la sociedad.

Eso, como dije, fue entonces. Un proceso que pensé, se desarrollaría a lo largo de los años, ahora está ocurriendo en semanas. Así que me gustaría recomendar ese post para su revisión, y ahora usarlo como punto de partida para la siguiente propuesta para reinventar la formación de abogados en la era post-pandémica, cuando esta llegue.

Para hacer posible este cambio, tenemos que dejar de pensar en la formación de los abogados en términos de las organizaciones que hemos permitido que se ocupen de los diferentes segmentos del desarrollo de los abogados: escuelas de derecho, entidades de admisión de abogados, bufetes de abogados, y empezar a pensar desde la perspectiva de los abogados que estamos ayudando a formar. Tenemos que averiguar lo que los abogados realmente necesitan, en términos de instrucción estructurada y experiencia supervisada, en sus primeros 10 años en la comunidad jurídica, y sólo entonces dirigir nuestra mente a qué tipo de entidades están mejor posicionadas para proporcionarla.

En este momento, hay muchas personas muy inteligentes con amplia experiencia en la educación jurídica trabajando en formas de repensar la formación de los abogados. Yo no pertenezco a ninguna de esas categorías; no obstante, me gustaría someter a su consideración este desglose aproximado de los tres elementos que creo que los abogados deben adquirir durante sus años de formación.

1. Educación en los principios jurídicos básicos. ¿Cuáles son los fundamentos del derecho? Antes de que un estudiante aprenda lo primero sobre las reglas de la prueba o las normas de la negligencia contributiva o lo que da validez a un testamento, necesita conocer los elementos esenciales del derecho y los beneficios que ofrece a la sociedad. Estos incluyen:

  • Los principios subyacentes del derecho (equidad, debido proceso, precedentes, el estado de derecho, etc.)
  • Características esenciales del derecho (derechos, obligaciones, recursos, soluciones recuerde el centro jurídico del consumidor)
  • Manifestaciones clave del derecho en la sociedad (procedimientos, garantías, títulos, controversias y su resolución)

El derecho no es un oficio, y la escuela de derecho no es una escuela de oficios. Hay un papel genuino para lo que pensamos que es la «educación legal tradicional». Pero no implica libros de texto, conferencias y exámenes en «Contratos» o «Transacciones de Tierras» o «Impuestos» o cualquier otro curso de «área de práctica». Implica, sí, «pensar como un abogado», pero más importante aún, entender por qué tenemos la ley y por qué tenemos abogados, los beneficios que ambos proporcionan en términos de salvaguardar y promover la estabilidad social, la fiabilidad interpersonal, la dignidad individual y la responsabilidad colectiva.

Los ejemplos de los principios, características y manifestaciones del derecho se extraerían de todas las «áreas de práctica» habituales, no para «enseñar» esas áreas del derecho, sino para ilustrar puntos sobre precedentes, obligaciones y garantías, etc. Este segmento del proceso se administraría mejor en persona, un grupo de novatos aprendiendo juntos bajo la orientación de educadores experimentados, a fin de ayudar a la socialización de los nuevos abogados y a la creación de sus redes. Para cuando un estudiante termine este segmento (y demuestre a satisfacción de su instructor su dominio del mismo), sabrá el «por qué» y el «cómo» del derecho; sólo entonces se sumergirá profundamente en el «qué» específico.

2. Conocimiento de la materia jurídica. Aunque esto podría parecerse a todos esos cursos de «área de práctica» sustantiva de la escuela de derecho, hay un par de diferencias clave.

Una diferencia es que estos cursos se aprenderían en su mayor parte en línea, mediante instrucción grabada en vídeo y la realización de diversos «módulos» que podrían constar de docenas o incluso cientos de unidades, según la especialidad que el estudiante quisiera desarrollar. La evaluación del aprendizaje de un estudiante sería realizada por profesionales expertos en cada área autorizados por los organismos reguladores para poner a prueba a los estudiantes tan pronto como deseen ser certificados como que han completado parte o la totalidad del curso. Completar y «pasar» 20 módulos, por ejemplo, le daría una base de conocimientos básicos; 40 lo haría moderadamente informado; 100 lo haría un experto.

La segunda diferencia es que no habría cursos obligatorios. Reconozco que esto es controvertido, y podrían señalar que hay algunas cosas que «todo abogado debería saber». En términos de identidad profesional y responsabilidad, estoy de acuerdo, y éstas se tratan en la tercera sección a continuación. También estoy de acuerdo en que debería haber cursos «prerrequisitos» para algunas materias, por ejemplo, no te matricularías en «Fusiones y Adquisiciones» hasta que hayas completado un número mínimo de módulos de «Derecho Empresarial».

Pero en cuanto a exigir a cada estudiante que domine una (cada vez más arbitraria) serie de temas legales, no estoy de acuerdo. Tenemos que dejar de obligar a los futuros abogados a pasar los primeros años preciosos de su formación de abogado aprendiendo sobre áreas de la ley que nunca usarán. Un mercado legal altamente especializado necesita abogados igualmente especializados que aprendan continuamente y con fluidez a lo largo de sus carreras.

Según esta propuesta, nada impediría que un abogado que haya completado y se haya certificado, por ejemplo, en derecho laboral, cambie más tarde sus planes de carrera y complete un curso de derecho de patentes. Los «compañeros de clase» del abogado en un momento dado abarcarían, por lo tanto, una amplia gama de aprendices principiantes y profesionales experimentados, lo que produciría un entorno de aprendizaje mucho más diverso, dinámico y de colaboración. La «facultad de derecho» en este sistema deja de ser un lugar donde se pasan los tres primeros años de la carrera y no se vuelve nunca más; se convierte en un recurso de aprendizaje permanente, lo que CLE (Continuing Legal Education) debería haber sido, pero nunca fue.

Ya no deberíamos usar el sistema de educación legal para satisfacer una visión anticuada de una profesión llena de “mil oficios” y Atticus Finches; en su lugar, deberíamos facultar a los estudiantes de derecho para que construyan los tipos de carreras legales que quieren liderar y servir a las partes de la sociedad a las que quieren servir en un mundo que cambia rápidamente.

3. Habilidades y estándares de un abogado. Esta es la parte del proceso de desarrollo del abogado que muchos veteranos se refieren como «el mundo real». No hago distinciones jerárquicas en cuanto a si estos sujetos son superiores a los demás. Pero aquí es donde encontrarás temas como:

  • Identidad profesional
  • Ética legal
  • Conducta profesional
  • Carácter e integridad
  • Empatía personal
  • Servicio al cliente
  • Fundamentos del negocio
  • Gestión del flujo de trabajo
  • Educación financiera
  • Entrenamiento en tecnología
  • La gestión de proyectos, y
  • Competencia cultural.

Mediante una combinación de educación presencial y en línea, los estudiantes adquirirían el dominio de estos temas y las realidades prácticas de su aplicación.  Pero lo más importante es que se les daría la oportunidad de poner a prueba estas habilidades y estos conocimientos, ya sea en oportunidades de prácticas laborales de tres o cuatro meses en el sector privado y público, o en aulas virtuales y bufetes de abogados simulados.

¿Suena demasiado inverosímil esa última parte? Ya está sucediendo ahora mismo. Echa un vistazo al Programa de Educación de Preparación para la Práctica del Centro Canadiense de Educación Legal Profesional, que ahora está reemplazando el proceso de examen de la barra en Alberta, Saskatchewan, Manitoba y Nueva Escocia. Y echa un vistazo al Programa de Práctica Jurídica ya bien establecido en Ontario.

Confío en que otros reguladores canadienses pronto convertirán su requisito de finalizar el PREP, LPP, o programas similares. Otros países deberían estudiar y adaptar estos innovadores y oportunos métodos de evaluación de la competencia de los nuevos abogados. La plantilla para la formación moderna, práctica y supervisada de los abogados está disponible para usted ahora mismo aquí en Canadá.

Un par de puntos finales en esta tercera categoría.

a) Esta tercera categoría de aprendizaje puede (y a menudo debería) tener lugar al mismo tiempo que la segunda categoría. Nuestro actual sistema de formación de abogados enseña a los estudiantes el conocimiento de una materia jurídica, y luego años más tarde, los expone a la aplicación práctica de la misma. Esa es una desconexión innecesaria nacida de la fragmentación de los proveedores. Los estudiantes deben ser animados a aprender cómo ser un abogado en la práctica al mismo tiempo que aprenden cómo ser un abogado en la teoría. (Podrían considerarse cursos integrados que combinen elementos de la segunda y tercera categoría).

b) Esta tercera categoría no es exclusiva del ejercicio privado del derecho. «Un abogado» no se refiere exclusivamente a las personas que atienden a varios clientes en serie en el sector privado. Los abogados de empresas, los abogados del sector público y los abogados de interés público son todos abogados. Esta tercera categoría debería proporcionar tanto instrucción como experiencia en todas estas diferentes dimensiones del ser abogado (y especialmente en la ética y la responsabilidad profesional, que actualmente se enseña en un 95% desde la perspectiva del ejercicio privado). Entre las muchas deficiencias de nuestro actual sistema de desarrollo de la abogacía está el hecho de que el «abogado de la práctica privada» es la configuración por defecto. Eso tiene que cambiar.

Estas son mis sugerencias para repensar, rediseñar y reunificar el proceso de formación de los abogados. Lo siguiente en esta serie son mis pensamientos sobre lo que la pandemia va a hacer a las prácticas de derecho privado, y cómo podría ser una misión de rescate y un proyecto de reingeniería en este sector altamente vulnerable de la economía legal.


*Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de los administradores del blog The Crypto Legal ni de la asociación Lawgic Tec

- Aviso Publicitario-
Karol Valencia
Trabaja como Líder de Proyecto Legal y Diseñador de Servicios Legales en eID y también trabaja como diseñadora de servicios e innovación en Lawcus-LPM. Desarrolla consultoría privada y se centra en proyectos y servicios con una perspectiva holística a través de su marca Karol Valencia (en todo el mundo y en modo remoto) y es Jefe de la Comunidad en Eye Z Legal (India). Es miembro activo del Institute for Internet & The Just Society, también trabaja en el proyecto #Barpocalypse para el rediseño de la educación jurídica en los EE.UU. y es la embajadora en LATAM de ILSA (Innovative Law Studies Association). Como políglota, trabaja en la traducción de varios documentos técnicos, artículos, libros, artículos y más cuando se le solicita o traduce simultáneamente como intérprete en eventos. Es abogada de la Universidad Católica San Pablo, con estudios de postgrado en la PUCP, y tiene una licenciatura en derecho de la UEM en Madrid, España. Con formación en transformación digital, innovación, programación y diseño en "En Estado Beta", "Iron Hack" y "Interaction Design Foundation"; de forma autodidacta, participa en comunidades como Legal Hackers Lima, PsychoLAWgy y otras, además de diferentes trabajos voluntarios. Ex profesora de la UPN. Facilitadora y conferencista internacional de Legal Design & Legal Tech. Activista en temas de salud mental. Actualmente colabora con columnas y blogs como: The Crypto Legal, su cuenta en Medium, Idealex.press e Impact Lawyers. Cree en el rediseño del sistema legal para lograr un mejor acceso a la justicia para todos. Contacto: karol@karolvalencia.com

Similares

1,954FansMe gusta
514SeguidoresSeguir
91SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X