Pandemia V: Al rescate de la formación para abogados

Una traducción autorizada y aproximada al español de Pandemia V: Lawyer formation rescued, quinta entrega de la serie de la Pandemia de Jordan Furlong, publicado en Law21 el 7 de abril de 2020.

Tal como ocurre con el colapso del sistema de justicia que describí en apartados previos de la presente serie, y de los problemas en la formación de abogados que expuse en mi publicación anterior, quiero sugerir dos grupos de respuestas a la crisis en la formación de los abogados.

El primer grupo, está diseñado para que nuestro sistema actual y las personas que dependen de él sigan tal cual durante los próximos años. El segundo, presentado en mi publicación posterior, tiene como objetivo esbozar un nuevo y mejor sistema para reemplazar al que se está desmoronando.

A corto plazo, aquí hay siete sugerencias de cómo podemos ayudar a las escuelas de leyes, reguladores y firmas de abogados a superar esta crisis de formación de abogados.

1. Adiós LSAT

Las escuelas de leyes deberían dejar de usar el LSAT como parte de su sistema de evaluación de candidatos. Mucha gente no podrá rendir el LSAT este año, y las condiciones para aquellos que lo hagan serán desiguales; estos dos hechos por sí solos son razón suficiente para seguir este enfoque. Las facultades de derecho pueden seguir utilizando las notas de la licenciatura, la experiencia laboral y las cualidades personales para decidir a quién admitir. Pero seamos honestos: El LSAT es un artefacto elitista de todos modos. Pone a prueba sólo un pequeño número de habilidades y atributos que los abogados necesitan, y no tiene ninguna correlación con el futuro éxito de uno como abogado.

2. Haga las conferencias en línea correctamente

Mientras dure el distanciamiento físico, las escuelas deben organizar que todas las conferencias se graben en video y (junto con todos los apuntes de las conferencias) sean cargadas en línea, para que los estudiantes puedan acceder a ellas de forma asíncrona, en lugar de hacer que todos se amontonen en una sesión de Zoom. Dichas conferencias deben hacerse al menos semi-profesionalmente, con buen audio, iluminación y encuadre. Cada conferencia debe ser de 20-30 minutos como máximo. El profesor designado no tiene por qué dictar todas las sesiones. Tenemos que pasar de la «enseñanza remota» al aprendizaje en línea.

3. Adaptar la participación de los estudiantes

Crear tableros de mensajes en línea con preguntas para que los alumnos respondan y analicen entre sí; la contribución activa o de alto valor en estas discusiones mejoraría la evaluación final de un estudiante. Aumente el número de tareas que los alumnos deben llevar a cabo y fomente las respuestas multimedia (vídeo o podcast en lugar de o además de una presentación escrita). Asigne más trabajo en grupos, utilizando plataformas de colaboración en línea (por ejemplo, Google Docs); si se levanta el aislamiento, estos proyectos de grupo se pueden convertir en persona.

4. Mantener el viejo sistema de: aquellos que desaprueban el curso/ aquellos que aprueban el curso/y aquellos que aprueban con honores

Seamos realistas por un momento. Casi nadie falla un curso de la escuela de derecho o no se gradúa, así que realmente estamos hablando de «Aprobar/Aprobar con Honores». En términos prácticos, eso no es absolutamente diferente de «Consonante/Vocal». Creo que la mayoría de los profesores estarían de acuerdo en que podrían dividir a sus estudiantes en «aquellos que hicieron el trabajo y aprendieron los conceptos» y «aquellos que realmente se destacaron como brillantes, más trabajadores y más eficaces que los demás». ¿Por qué necesitamos distinciones más finas? La facultad de derecho no es el tercer grado; si asistimos a la escuela de derecho ya hemos superado la etapa de incentivar a los niños a esforzarse y hacer lo mejor que puedan. En la escuela de derecho estamos desarrollando profesionales para atender las necesidades de los demás, en ese sentido debemos desarrollar un sistema que reconozca esta realidad.

5. Olvídese del examen de la barra

Este es a la vez el consejo más fácil y más difícil. Más fácil, porque el examen de la barra es poco más que «una excelente barrera para la entrada y un magnífico ritual para novatos» en palabras de Joan Howarth; «pone a prueba la capacidad para tomar exámenes, no la capacidad para ejercer la abogacía”, agregó Allen Mendenhall. Es  arcaico,  discriminatorio, y una pérdida de tiempo. Pero también más difícil, porque  la profesión simplemente no puede dejar de rendir el examen, en parte por  costumbre, en parte por miedo a que la escuela de derecho no preparara a los estudiantes para la práctica, y en parte debido a la presión de la industria de preparación de exámenes. La pandemia ha hecho que examinarse para la barra sea casi imposible; y considero que deberíamos tomar esto como una señal, y como una oportunidad.

6. Emitir leyes que permitan obtener la licencia para ejercer como abogado que sean más “progresistas»

Para calmar a los defensores de los exámenes de la barra, y como un paso hacia un mejor sistema de licencia en el futuro, todos los graduados que no pudieron tomar el examen deberían recibir admisiones condicionales para ejercer con licencias de derecho «progresistas» que permitan al abogado ejercer pero que pongan limitaciones a, por ejemplo, los tipos de asesoramiento legal recurrible que se pueden dispensar a las personas. Los abogados que posean licencias progresistas equivaldrían a «internos» que se han graduado de la escuela de medicina, pero aún no han alcanzado el estatus completo de «médico». Aprobar un examen de la barra a futuro (o un procedimiento superior; ver la siguiente publicación) sería suficiente para convertir estos «permisos de aprendizaje de abogados» en licencias para ejercer la abogacía por completo. (También echa un vistazo a las discusiones y reflexiones del Instituto para el Avance del Sistema Jurídico Americano sobre nuevas opciones de licencias de abogados para ejercer el derecho y la evaluación de competencias de abogados.)

7. Incentivar la contratación de nuevos abogados

Los gobiernos deben alentar a los bufetes de abogados para que sigan contratando nuevos graduados de derecho haciendo que los salarios pagados a estos nuevos abogados sean totalmente deducibles de impuestos durante el tiempo que dure la crisis. Las grandes empresas pueden ir más allá y dividir los costos (y los beneficios fiscales) de la contratación de nuevos abogados con clientes corporativos, donde efectuar las nuevas contrataciones pueden sobrepasar la mitad de su tiempo en esa labor. Los gobiernos también deben ordenar la suspensión de los reembolsos de todos los préstamos estudiantiles para este grupo de graduados, y deben emitir condonación parcial de préstamos para los graduados que ingresan al servicio público o que se mudan a lugares más pequeños o rurales para ejercer la abogacía.

Estos son siete pasos a corto plazo que todos los participantes en el proceso de formación de abogados pueden implementar ahora y durante los próximos 18-24 meses para ayudar a superar esta crisis. Pero estas medidas son por naturaleza temporales, o en el mejor de los casos transitorias, a medida que comenzamos a cambiar hacia un nuevo régimen de formación de abogados.

Así como estamos ganando tiempo manteniendo el lesionado sistema judicial funcionando hasta que podamos construir mejores instituciones y procedimientos de justicia, también las medidas anteriores ayudarán a mantener el «gaseoducto de abogados» y a manejar las cosas durante esta emergencia mientras desarrollamos algo mejor para reemplazarlo. Eso es lo que compartiré en la siguiente publicación de esta serie.


*Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de los administradores del blog The Crypto Legal ni de la asociación Lawgic Tec

 
- Aviso Publicitario-
Karol Valencia
Trabaja como Líder de Proyecto Legal y Diseñador de Servicios Legales en eID y también trabaja como diseñadora de servicios e innovación en Lawcus-LPM. Desarrolla consultoría privada y se centra en proyectos y servicios con una perspectiva holística a través de su marca Karol Valencia (en todo el mundo y en modo remoto) y es Jefe de la Comunidad en Eye Z Legal (India). Es miembro activo del Institute for Internet & The Just Society, también trabaja en el proyecto #Barpocalypse para el rediseño de la educación jurídica en los EE.UU. y es la embajadora en LATAM de ILSA (Innovative Law Studies Association). Como políglota, trabaja en la traducción de varios documentos técnicos, artículos, libros, artículos y más cuando se le solicita o traduce simultáneamente como intérprete en eventos. Es abogada de la Universidad Católica San Pablo, con estudios de postgrado en la PUCP, y tiene una licenciatura en derecho de la UEM en Madrid, España. Con formación en transformación digital, innovación, programación y diseño en "En Estado Beta", "Iron Hack" y "Interaction Design Foundation"; de forma autodidacta, participa en comunidades como Legal Hackers Lima, PsychoLAWgy y otras, además de diferentes trabajos voluntarios. Ex profesora de la UPN. Facilitadora y conferencista internacional de Legal Design & Legal Tech. Activista en temas de salud mental. Actualmente colabora con columnas y blogs como: The Crypto Legal, su cuenta en Medium, Idealex.press e Impact Lawyers. Cree en el rediseño del sistema legal para lograr un mejor acceso a la justicia para todos. Contacto: karol@karolvalencia.com

Similares

1,954FansMe gusta
514SeguidoresSeguir
91SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X