Pandemia IV: Interrupción de la formación de abogados

Una traducción autorizada y aproximada al español de Pandemia IV: Lawyer formation disrupted, cuarta entrega de la serie de la Pandemia de Jordan Furlong, publicado en Law21 el 6 de abril de 2020.

Si has pasado las últimas semanas enfocado en lo que está sucediendo en las facultades de derecho, puedes pensar que la pandemia ha desencadenado una crisis en la educación legal. Pero si, por el contrario, te has centrado en los exámenes de titulación o el del colegio de abogados y en la formación profesional, puedes pensar que en realidad la crisis está ocurriendo en los exámenes de titulación, en la admisión en el colegio de abogados y en la certificación de los abogados. Y si te has centrado en las decisiones de contratación de personal en los bufetes de abogados, podrías pensar que estamos entrando en una crisis de contratación y empleo de abogados.

De hecho, todo esto evidencia que la crisis tiene todo un sistema– en cuanto a la formación de abogados – que se manifiesta en diferentes lugares. Cuanto antes aceptemos este hecho, podremos comenzar de manera más rápida y eficiente el proceso de organización de la selección de cursos que permitan superar las dificultades que a corto plazo nos asaltan y elaborar planes de estudio para unificar los fragmentos divididos de la formación de los abogados y crear un sistema eficaz y legítimo para formar a los nuevos abogados que necesitamos.

Aquí, un breve resumen de las diferentes situaciones que acontecen en este panorama.

  • Todas las facultades de derecho de América del Norte han tenido que cerrar sus puertas físicas debido a las consecuencias del mandato de distanciamiento físico. Al igual que en los tribunales, la educación jurídica gira en torno al edificio de la escuela al que todo el mundo tiene que acudir, al profesor en cuya presencia deben reunirse, y al centro de conocimiento basado en el legado en papel que sirve de anclaje a toda la institución. Y como en los tribunales, la transición del mundo real al mundo virtual ha sido caótica y discordante.
  • Tal como les sucede a los jueces, muchos profesores de derecho tienen que aprender sobre la marcha a gestionar videoconferencias, para poder convertir sus clases a un formato online. La mayoría están haciendo lo mejor que puede, pero el efecto sigue siendo algo así como televisar una obra de radio. Enseñar una clase «originalmente digital», que fue diseñada desde el principio para estar en línea, es algo completamente a trasladar una clase presencial a una cámara y dispersar a los participantes a los cuatro vientos.
  • Las facultades de derecho de los Estados Unidos, tras un período inicial de lucha y una serie de debates en las facultades, también están llegando (en su mayoría) a aceptar que sus sistemas de calificación tendrán que cambiar a “Aprobar o Desaprobar” durante esta crisis. (Aquí puedes encontrar, el desglose de estas escuelas de EE.UU.) En su mayor parte, las escuelas de derecho canadienses están haciendo lo mismo.
  • En los Estados Unidos, algunas jurisdicciones han pospuesto sus exámenes de abogacía, mientras que otras no están seguras o no lo han hecho todavía. Dado que los nuevos graduados que no pueden tomar el examen de la barra no pueden ser admitidos a la práctica, el enfoque se ha centrado en otorgar un diploma de emergencia para los graduados del 2020, o en saltarse el examen de la barra este año. En Canadá, Ontario se convirtió en la primera provincia en cancelar sus exámenes de licencia de abogado.
  • Hablando de mi hogar, una jurisdicción canadiense ya ha decidido acortar el período de prácticas de 12 a 8 meses para permitir que los estudiantes de prácticas sean admitidos para ejercicio de la profesión. Es casi seguro que la decisión de Saskatchewan (provincia en Canadá) será replicada en otras partes del país, lo que debería ayudar a aliviar las preocupaciones sobre los bufetes de abogados que simplemente despiden a sus estudiantes antes de que termine su período.
  • Los bufetes de abogados, que previsiblemente se encuentran en plena recesión mundial, ya han empezado a despedir a sus asociados y a su personal. Seguramente muchos más los seguirán, ya que dudo que ninguna de las firmas de marca más sólidas pueda evitar el mismo destino. Por lo tanto, los programas de verano de leyes casi seguramente serán cerrados, y el proceso de entrevistas en el campus se trasladará al próximo invierno, si no más tarde.
  • Y, oh sí – las escuelas de derecho también tienen que preocuparse por el aplazamiento del LSAT y los consiguientes retrasos en la admisión de futuras grupos de estudiantes. Tanto los mecanismos de salida como los mecanismos de entrada del sistema están luchando y con ello, la educación legal tiene un problema totalmente nuevo.

Se trata de una asombrosa colección de interrupciones y desafíos, ninguno de los cuales el sistema de formación de abogados estaba preparado para manejar, todo ello en menos de un mes. (Crédito donde corresponde: A pesar de todo el caos y la molestia, las facultades de derecho y sus estudiantes se las han arreglado para cambiar casi todas sus operaciones y formatos de presenciales a en línea en el espacio de unas pocas semanas. ¿Ha sido todo perfecto? Apenas. Pero las escuelas y los estudiantes han tenido éxito hasta ahora donde muchos bufetes y tribunales fracasaron).

Pero aquí está el problema: es casi imposible abordar cualquiera de estos temas sin tener repercusiones significativas en los otros.

Cuando las escuelas de leyes cambian sus notas para aprobar o reprobar, los reclutadores de los bufetes tienen que cambiar sus sistemas de evaluación de los estudiantes. Cuando el nuevo proceso de licencia de abogados se estanca, las empresas no pueden emplear a estos nuevos graduados como abogados. Cuando los bufetes de abogados reducen o posponen la contratación de nuevos graduados, el desempleo de los nuevos abogados aumenta y menos gente se presenta a la escuela de leyes. Y así sucesivamente.

Lo más problemático es que todos los actores relevantes en esta loca lucha son independientes de los demás, con el mandato de perseguir sus propios objetivos y su propia supervivencia, independientemente de si esa búsqueda perjudica a los demás interesados. Nadie tiene ni el interés general ni la autoridad necesaria para coordinar una respuesta unificada. Los organismos de concesión de licencias no pueden decirle a las escuelas de derecho lo que tienen que hacer, los bufetes de abogados no pueden decir a los organismos de concesión de licencias lo que tienen que hacer, y los estudiantes de derecho no pueden decir a nadie lo que tienen que hacer porque no tienen ningún poder ni nadie que los defienda.

Tenemos que apreciar lo que realmente está pasando aquí. No se trata de un sinfín de problemas y complicaciones individuales en varias áreas relacionadas con la educación y la formación de los abogados y la concesión de licencias y la contratación. Este es un gran problema.

El proceso de formación de abogados se está rompiendo delante de nosotros. Se está rompiendo porque es una colección desarticulada y empedrada de feudos interesados a los que se les ha permitido tomar sus propias decisiones y perseguir sus propios objetivos durante décadas.

Así como el sistema judicial está fallando porque se trata de lo que los jueces y abogados quieren en lugar de lo que los clientes y el público necesitan, también la formación de los abogados está fallando porque se trata de lo que las escuelas de leyes quieren y lo que los reguladores quieren y lo que los bufetes de abogados quieren. La formación de los abogados no se trata del abogado que se está formando.

Si el proceso de formación de abogados fuera realmente sobre el abogado, sería holístico y unificado, centrado en el estudiante que se esfuerza por convertirse en un profesional del derecho. En su lugar, mira cómo hemos separado los primeros años de la carrera de un abogado en tres períodos inconexos, administrados por tres entidades diferentes:

  • Las facultades de derecho «enseñan la ley» – aunque el grueso de lo que enseñan y cómo lo enseñan no ha cambiado en más de 60 años. Ese hecho escandaloso por sí solo podría descalificar legítimamente a las escuelas de tener un papel más importante en estas conversaciones.
  • Los tribunales y los organismos reguladores «autorizan al abogado», aunque el grueso de este proceso implica volver a enseñar y probar a través de exámenes a los estudiantes lo que (consideramos) las escuelas de derecho no enseñaron eficazmente al inicio.
  • Los bufetes de abogados -seamos honestos, los verdaderos clientes- «entrenan al abogado», pagando al nuevo profesional o a su empleador para que averigüe, en el desarrollo de su trabajo, cómo se supone que deben satisfacer las necesidades legales reales. Los clientes pagan para que los abogados sean competentes. Lo cual es una vergüenza.

Hemos separado la educación de los abogados de la formación de los abogados, y los hemos separado de la licencia para el ejercicio de la abogacía, así como de la entrada en la profesión. Hemos permitido que este ridículo proceso continúe año tras año, a pesar de conocer todas sus debilidades y fallos, y ahora vamos a pagar el precio de ese descuido en un solo pago.

La pandemia es, por supuesto, la causa próxima de todo esto. El distanciamiento físico obligó a las facultades de derecho a cambiar sus sistemas de enseñanza y clasificación y obligó a los reguladores a replantearse su sistema de licencias. La recesión mundial – y tal vez esa no sea una palabra suficientemente fuerte – que está a punto de golpearnos como una avalancha en marcha, está obligando a los bufetes de abogados a recalibrar masivamente sus decisiones de contratación y despido.

Pero algún día, probablemente dentro de unos años, la pandemia terminará y la economía se recuperará. ¿Todos estos aspectos de la formación de los abogados «volverán a la normalidad» entonces? Dudo mucho que lo hagan, por dos razones.

Una es que este calvario va a durar tanto tiempo – y se sentirá aún más largo – que nos será sorprendentemente difícil recordar cómo solía ser «normal». Los humanos tienen una notable habilidad para acostumbrarse a las nuevas condiciones – si no estás seguro de eso, mira afuera dentro de un mes y observa cuánta gente no está usando máscaras.

Pero la otra razón, más importante, por la que no volveremos a las viejas formas de hacer las cosas es que esas formas han sido permanentemente desacreditadas. Aquellos de nosotros que hemos pasado años abogando por el cambio en el proceso de formación de abogados siempre hemos sido recibidos con, «No es necesario hacerlo» y «Nadie lo permitiría» y «Eso nunca funcionaría».

Bueno, ¿adivina qué? Lo hicimos de todos modos, porque teníamos que hacerlo, y funcionó. Y ahora tenemos que preguntar:

  • Si Aprobar/ Desaprobar es un sistema de calificación aceptable durante una emergencia, ¿por qué no es aceptable todo el tiempo? Después de haber enseñado un par de cursos de derecho yo mismo, y habiendo experimentado como instructor cómo las calificaciones con letras son arbitrarias e indefendibles, creo que Honores/Pasar/Rechazar es el sistema de evaluación ideal – le dice tanto al estudiante como a sus potenciales futuros empleadores todo lo que necesitan saber sobre el rendimiento del curso. Y no soy el único que piensa eso.
  • Si estamos dispuestos a conceder diplomas de emergencia a los licenciados en derecho que no hayan aprobado un examen del Colegio de Abogados, ¿por qué obligar a las futuras generaciones de abogados a aprobar un examen que efectivamente hemos admitido es meramente opcional en el proceso de concesión de licencias? ¿Por qué no daríamos un paso más y eliminaríamos oficialmente el examen del colegio de abogados y buscaríamos la admisión en el colegio de abogados a través de modelos alternativos?
  • En Canadá, estamos dispuestos a decir que ocho meses de ejercicio profesional son tan buenos como doce. ¿Y qué hay de seis? ¿Qué hay de cuatro? Cuando la práctica del sometimiento ya es objeto de fuertes ataques, cuando se ha demostrado que es una experiencia abusiva y discriminatoria para muchos estudiantes, cuando ya estamos teniendo serias discusiones sobre si la práctica debe ser interrumpida, ¿por qué debemos continuar un día más con este sistema, especialmente en una pandemia?
  • Lo más grave de todo: si los bufetes de abogados están despidiendo ahora a asociados experimentados, ¿qué posibilidades hay de que contraten a nuevos asociados dentro de tres, seis o nueve meses? ¿Qué pasará cuando la Clase del 2020 (y tal vez del 2021) no encuentre casi ninguna oportunidad de trabajo al graduarse o al obtener su licencia? Si la subcontratación de la formación de nuevos abogados a bufetes de abogados (de la que depende todo el sistema de desarrollo de los abogados) se detiene y las empresas sobreviven sin ella, ¿por qué las empresas volverían a asumir este papel?

Nuestro enfoque de «cadena de entrega de persona a persona» para el desarrollo de los abogados, en la que cada participante lleva al abogado en formación de una etapa a la siguiente, ha quedado expuesta (como todas las cadenas de suministro del mundo) y es fuertemente vulnerable a la interrupción. De esta crisis surgirá una necesidad imperiosa de volver a unificar el sistema de desarrollo y formación de los abogados, para repensar realmente lo que estamos tratando de lograr: desarrollar abogados competentes y seguros de sí mismos para servir a los clientes y a la sociedad. Para lograr ese objetivo, necesitamos:

  1. Reconfigurar y unificar todos los sistemas y procesos de formación de abogados;
  2. Centralizar y facultar a una sola autoridad para que se encargue de la formación de los abogados; y
  3. Lo más importante, reenfocar el sistema de formación de abogados en el abogado que se está formando.

Así es como veo el impacto de la pandemia en la educación legal, la licencia de abogados y el desarrollo profesional legal. Para conocer mis ideas sobre los pasos prácticos que podemos tomar para lograr estos objetivos, tanto a corto como a medio y largo plazo, por favor vea las dos siguientes entradas de esta serie.


*Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de los administradores del blog The Crypto Legal ni de la asociación Lawgic Tec

- Aviso Publicitario-
Karol Valencia
Trabaja como Líder de Proyecto Legal y Diseñador de Servicios Legales en eID y también trabaja como diseñadora de servicios e innovación en Lawcus-LPM. Desarrolla consultoría privada y se centra en proyectos y servicios con una perspectiva holística a través de su marca Karol Valencia (en todo el mundo y en modo remoto) y es Jefe de la Comunidad en Eye Z Legal (India). Es miembro activo del Institute for Internet & The Just Society, también trabaja en el proyecto #Barpocalypse para el rediseño de la educación jurídica en los EE.UU. y es la embajadora en LATAM de ILSA (Innovative Law Studies Association). Como políglota, trabaja en la traducción de varios documentos técnicos, artículos, libros, artículos y más cuando se le solicita o traduce simultáneamente como intérprete en eventos. Es abogada de la Universidad Católica San Pablo, con estudios de postgrado en la PUCP, y tiene una licenciatura en derecho de la UEM en Madrid, España. Con formación en transformación digital, innovación, programación y diseño en "En Estado Beta", "Iron Hack" y "Interaction Design Foundation"; de forma autodidacta, participa en comunidades como Legal Hackers Lima, PsychoLAWgy y otras, además de diferentes trabajos voluntarios. Ex profesora de la UPN. Facilitadora y conferencista internacional de Legal Design & Legal Tech. Activista en temas de salud mental. Actualmente colabora con columnas y blogs como: The Crypto Legal, su cuenta en Medium, Idealex.press e Impact Lawyers. Cree en el rediseño del sistema legal para lograr un mejor acceso a la justicia para todos. Contacto: karol@karolvalencia.com

Similares

1,954FansMe gusta
514SeguidoresSeguir
91SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X