Metro de Sao Paulo dejará de lado las prácticas de reconocimiento facial

Evidentemente, esto fue producto de una decisión judicial, en este caso, del Tribunal de Justicia de Sao Paulo. En este sentido, se ordenó a la concesionaria del metro (ViaQuatro) el cese de las capturas de imágenes, sonido o demás datos personales de los pasajeros del tren sin que medie consentimiento previo de su parte, señaló Access Now.

Sin embargo, para entender la historia a cabalidad, debemos comentar sobre los actores que colocaron este asunto en vía judicial. Se trató del Instituto brasilero de Defensa de Consumidor (IDEC), quien en 2018 inició una acción civil pública en contra del concesionario porque hacían uso de puertas interactivas con reconocimiento facial que podían “inferir” datos como la emoción, el género, y la edad de los pasajeros. Posteriormente, esta información les servía de base para elaboración de piezas publicitarias.

Por otro lado, la ONG Acces Now, presentó en 2020 un dictamen pericial en el que se señalaba que no existe evidencia científica que asevere que el sistema de reconocimiento facial tiene la capacidad de detectar emociones o incluso reconocer el género de las personas, pues de intentar hacerlo, podría desencadenar en escenarios de discriminación de personas trans o no-binarias.

¿Opiniones? Michel Roberto de Souza, abogado en IDEC sostuvo: “esta decisión es sumamente importante para garantizar los derechos de los usuarios de transporte público y para enviar un mensaje a las empresas y autoridades públicas de que se deben respetar los derechos (…) no debería estar permitido que una empresa que atiende a miles de personas al día implemente un sistema como este sin informar adecuadamente a los transeúntes, sin transparencia y sin pedir consentimiento”.

Esto último es clave, la información y el consentimiento. Se trata de dos conceptos vitales en la dinámica de protección de datos personales, en primer lugar, el ciudadano (o el titular del dato personal) debe tener conocimiento que lo están grabando, que le están tomando fotografías, y en general debe tener pleno conocimiento que sus datos están siendo registrado en una base de datos. De igual modo, debe conocer el propósito de esta recopilación y por lo menos, cuánto tiempo decidirán guardar esa información. Por otro lado, deberá ser potestad del ciudadano elegir otorgar el consentimiento para esta recopilación o no.

No obstante, no debemos olvidar que existen escenarios que no necesitan el consentimiento de los ciudadanos para poder recopilar sus datos, como es el caso de que lo haga una entidad pública “en el ámbito de sus funciones”, o cuando se trate de datos “necesarios para la ejecución de una relación contractual”. El detalle está en que estos escenarios de excepción a la regla deben quedar suficientemente justificados y no deben usarse como pretexto para recopilar información que no necesitan o que excede sus funciones.

Finalmente, en vista que esta acción se abordó desde una perspectiva de protección al consumidor, el juez que calificó las acciones de la concesionaria las identificó como “prácticas comerciales abusivas” que implicaba una multa de cerca de 20,000 USD por daño moral colectivo.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Directora del Blog The Crypto Legal, cuenta con experiencia en asesoría corporativa, protección al consumidor, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,954FansMe gusta
514SeguidoresSeguir
91SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X