Los sistemas de recopilación de datos, libertad de expresión e información durante la pandemia

Sí, una vez más con el tema que nos atañe a todos, el Covid – 19. El rastreo de contactos es quizás la herramienta tecnológica más importante y más utilizada para combatir esta pandemia. Sin embargo, existen grandes preocupaciones por la forma en que los gobiernos están tratando estos datos.

En China, aquellos que querían acceder a edificios, tiendas, medios de transporte, entre otros, necesitaban pasar por el control de una aplicación que verifica su estado de salud y que puede rastrear su ubicación, señaló Voanews.

De acuerdo al Electronic Frontier Foundation, los sistemas de videovigilancia y de rastreo de teléfonos inteligentes en China que envían información a la policía sobre posibles contagiados, invaden su privacidad, disuaden su libertad de expresión y pueden generar cargas en minorías raciales.

En Gran Bretaña, por su lado, el gobierno está alistando una aplicación que alertará a las personas que estuvieron en contacto con un contagiado que no sabía que tenía el virus. El objetivo de esta aplicación es muy similar al del sistema de videovigilancia implementado en China, pero ligeramente “más respetuoso con las democracias occidentales” señaló The New York Times. Esta aplicación podría se replicada en otros países que también tengan sistemas de salud centralizados.

La diferencia recae en que la aplicación británica se basa en la participación voluntaria de sus ciudadanos. Claramente, bajo la confianza de que exista en ellos un sentido de deber cívico, que, en realidad, dado el contexto en el que se encuentra el mundo entero, no es muy difícil de lograr. La aplicación requiere que las personas se registren en el sistema y acepten compartir sus datos de ubicación, mientras dure la emergencia sanitaria.

De acuerdo a investigadores de la Universidad de Oxford, estos datos serían eliminados en cuanto dejen de ser necesarios- tal como se dispone en las diferentes regulaciones de privacidad en materia del tiempo de tratamiento de los datos- y los datos de los movimientos de las personas no serían puestas a disposición del público, como sí sucedió en Corea del Sur (con la aplicación “Corona 100m” que permitía a las personas verificar la fecha en que el paciente fue diagnosticado, su nacionalidad, su edad, sexo y los lugares que visitó).

Este sistema puede obtener información de diferentes fuentes, señales de bluetooth, redes de Wifi cercanas, GPS y torres celulares. Si alguna persona es diagnosticada con el virus y acordó que sus datos sean recopilados por la aplicación, dicho diagnóstico sería agregado al sistema de salud.

¿Afectaciones a la libertad de expresión? Relatores de la libertad de expresión para la ONU, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la CIDH declararon de manera conjunta que gobiernos deben realizar “esfuerzos excepcionales para proteger el trabajo de los periodistas” al momento de implementar medidas de emergencia. Dado, que, gran parte del cuidado de la salud parte del acceso a información precisa y oportuna. En la misma línea, Courtney Radsch, directora de defensa del Comité para la Protección de Periodistas del grupo de libertad de prensa, señaló que “las compañías deberían evaluar el impacto en los derechos antes de lanzar nueva tecnología”.

¿Qué pasó? Muchos periodistas fueron castigados por informar sobre el escenario del virus, señaló DW. De acuerdo a Radsch, es importante que los periodistas puedan tener acceso a informaciones oficiales en materia de Covid-19, no se trata de intimidarlos o prohibirles que informen, alegando “afectaciones a la tranquilidad pública” se trata de brindar información fidedigna y no obstaculizar sus derechos de libertad de expresión e información.

Muchos países que limitan la libertad de información, como China, por ejemplo, han censurado y hasta expulsado a muchos periodistas independientes que intentaron informar sobre la situación. En la misma línea, Irán censuró a un periodista que criticaba la respuesta del país ante la gran afectación que han sufrido frente al Covid-19. En Nigeria, algunos periodistas fueron detenidos por informar sobre el virus en el país, entre otros.

Lo cierto es que, toda esta situación ha generado la proliferación de fake news, pero esto no debe usarse como arma para vetar la libertad de información y expresión de periodistas que desean informar en base a datos veraces.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,901FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
76SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X