Las consecuencias de la ley de encriptación de Australia

La nueva ley denominada “Assistance and Access Act” de encriptación permite a entidades gubernamentales australianas solicitar información y datos de usuarios a pesar que estén protegidos por criptografía, señaló FEE. En caso las empresas no puedan acceder a tales datos cifrados, la norma dispone que están en la obligación de diseñar herramientas que permitan que las fuerzas del orden público tengan acceso a los datos de usuarios.

La generación de herramientas que busquen interceptar mensajes cifrados generará que no solo se usen para proveer información a una agencia gubernamental, sino que pueda usarse por privados para acceder a esta información en cualquier ámbito en el que estén involucrados. Estas herramientas podrían socavar la seguridad digital de cualquiera que tenga relaciones comerciales con Australia o cualquiera de los países miembros de las Naciones Unidas.

La encriptación de las comunicaciones y de información en general se usa en múltiples funciones de la vida diaria, desde compras en línea, administración de cuentas corrientes, comunicaciones personales, entre otros. En este sentido, esta nueva ley pone en riesgo la seguridad de la información de empresas y ciudadanos.

El desarrollo de estas nuevas herramientas generará incentivos para que hackers informáticos hagan lo que esté en sus manos para tener acceso a estas herramientas.

Sería muy fácil para las autoridades australianas compartir la información que obtengan con aquellos países que crea conveniente. Sobre todo, teniendo en cuenta que Australia forma parte del acuerdo de intercambio de inteligencia que incluye a Gran Bretaña, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Con lo cual, es probable que estás naciones también tengan acceso a las herramientas para acceder a información encriptada.

Desde el sector privado, muchas empresas han expresado preocupación por esta nueva ley, como es el caso de Apple. De igual, forma, el gigante de la tecnología Atlassian (australiana) ha señalado que esta ley ha dañado la reputación del sector tecnológico y ha desalentado que empresas extranjeras concreten relaciones comerciales con la industria tecnológica australiana por temor a que se incorporen debilidades de seguridad en sus productos, señaló The Guardian. De igual forma, temen que las autoridades los orillen a diseñar nuevos productos o herramientas que permitan realizar actos que sean ilegales en otros países.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Bachiller en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,831FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
70SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X