La ciberviolencia marca la urgente necesidad de contar con educación digital

La “pornovenganza” es un delito que ha tomado gran relevancia a partir de la saga de anomalías que ocurren en el ciberespacio producto del uso negligente y doloso de las tecnologías de la información y comunicación en tiempos de confinamiento social.

Este desagradable acto es un tipo de extorsión que consiste en utilizar fotografías y videos tomados en la intimidad para publicarlas a través de redes sociales o páginas de internet, a modo de venganza dado al rompimiento de una pareja sentimental, y que muy probablemente se viralicen.

Así encontramos que, a nivel internacional, todos podemos ser víctimas de un daño irreparable a nuestra identidad digital y de forma inmediata a nuestra vida en sociedad.

Pero no solamente esa conducta forma parte del universo de fenómenos de delitos informáticos que causan un mal, también podemos notar un crecimiento de: sexting, sextorsión, ciberbullying y de ello derivar en el robo de identidad.

Especialmente las mujeres y los menores de edad son más propensos a un acto de ciberviolencia,  aunque existen leyes federales y tratados internacionales que vienen a tutelar sus derechos humanos, sus derechos digitales como: la Convención de los Derechos de los Niños, el Memorándum de Montevideo, el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 10 de diciembre de 1948, el artículo 11 de la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica), y para el caso de México la Ley General de Niñas, Niños y Adolescentes, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares, entre otras.

México ha trabajado reformas legislativas importantes en materia de ciberviolencia, conocidas en conjunto como “Ley Olimpia”, a raíz de la difusión de un video de contenido sexual no autorizado de una mujer en el Estado de Puebla; producto de ello, se impulsó una iniciativa para reformar el Código Penal en dicho Estado y tipificar tales conductas como violación a la intimidad; acción que se ha replicado en 17 Estados.

Es indispensable hacer una pausa, y hacernos varias preguntas sobre cómo se originan estos actos y cómo prevenirlos. Ser víctima de un delito informático es fácil en la actualidad, debido a la falta de educación digital, esto se demuestra en las redes sociales cuando se publica todo lo que se hace por parte de una persona como su dirección, documentos privados, sus hábitos y pasatiempos. Así como el mandar fotografías intimas por mensaje inbox o Whatsapp.

Por otra parte, no existe conciencia entre los ciudadanos, sobre la configuración de sus equipos y/o dispositivos, tampoco toman en cuenta lo importante que es una contraseña y de cómo diferenciar un sitio web seguro de uno que no lo es.

Tenemos que tener en cuenta que todo lo que pasa por la red puede ser publicado, y, por lo tanto, estamos asumiendo un riesgo. Siempre es posible, de una forma u otra, obtener el video o la imagen que se compartió. Podemos hacer uso de todos los resguardos, software de encriptación y borrado automático, como por ejemplo Signal, Frankly, Disckreet, entre otros; pero no sabemos qué es lo que hace la persona que está del otro lado con la información que estamos compartiendo.

Entonces, la seguridad ya está vulnerada. Por lo cual, tenemos que saber que, si realizamos este tipo de prácticas, estamos asumiendo el riesgo de que en algún momento nuestro contenido puede llegar a las redes sociales o recibamos un correo electrónico solicitando recompensa para no retransmitir nuestras imágenes o videos.

En suma, recuerda hacer copias de seguridad, hacer cambio de contraseñas, adquirir un VPN pagado, verificar los sitios web donde navegas, es decir, que tengan certificado SSL o TLS, no descargar la app de Facebook en tu dispositivo móvil, no publicar ni enviar por mensaje contenido sensible o íntimo. Hoy por hoy, todo deja rastro y crea un historial tuyo, protege tu privacidad.

 

- Aviso Publicitario-
Rodolfo Guerrero
Rodolfo Guerrero Martínez es abogado por la Benemérita Universidad de Guadalajara, es CEO de Coffee Law. Productor y conductor de Perspectivas Jurídicas en Radio CUCEI en la Universidad de Guadalajara. Es Socio fundador de la Academia Mexicana de Derecho “Juan Velásquez” A.C. Ha sido conferencista en Congreso Internacional, conversatorios y conferencias sobre temas de derecho informático, derechos humanos y derecho migratorio.

Similares

1,831FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
70SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X