Impacto de la litigación cripto

La presente entrada es una traducción al español del artículo original de CleanApp publicado en Medium el 16 de julio de 2018. La traducción cuenta con permiso del autor. The Crypto Legal y/o sus miembros no necesariamente comparten la postura y/o argumentos contenidos en el artículo original. Puede ver el artículo original aquí.

litigación cripto contratos inteligentes

¿Por qué los desarrolladores de DLT tendrán que llevar a los «contratos inteligentes» a la corte?

El debate en torno a los «contratos inteligentes» está en pleno apogeo en estos momentos. Si los desarrolladores de DLT no quieren, no pueden o no están listos para apagar el fuego que iniciaron, podría tener sentido llevar algunas de estas peleas a los tribunales.

Debates sobre la «esencia» de los «contratos inteligentes»

Los defensores y opositores de esta tecnología se enfrentan cara a cara para debatir si los «contratos inteligentes» pueden ser realmente trustless, seguros, cómo deben ser «oracleados», si realmente dan utilidad, etcétera.

A este nivel, estos debates tratan realmente de las capacidades actuales de las diferentes plataformas tecnológicas que se autodenominan «contratos inteligentes».

The Truth About Smart Contracts de Jimmy Song es un gran ejemplo de este tipo de intervención. Él hace la pregunta clave que todos nosotros deberíamos estar haciendo:

«¿Qué diablos es un contrato inteligente?»

Pero la respuesta va entonces en una dirección técnica. Existen algunas comparaciones valiosas sobre cómo se supone que funcionan los «contratos normales» en varias versiones idealizadas de los sistemas legales para resolver disputas contractuales. En general, los debates anteriores no se relacionan con la esencia legal de los «contratos inteligentes», que es donde creemos que se encuentra la verdadera acción.

Para obtener contratos inteligentes, usted debe comprometerse con la ley

Una pequeña pero creciente parte del debate sobre el «contrato inteligente» se refiere a si los «contratos inteligentes» son legales y, en caso afirmativo, qué significa eso, quién decide y qué es lo siguiente.

Creemos que el estatus legal, los límites, las funciones y el potencial de los llamados «contratos inteligentes» tecnologías de registros distribuidos (DLT) es el frente más importante en la batalla por la Nueva Internet.

Nuestra posición sobre el término «contrato inteligente» debería ser muy clara. Lo que hoy en día consideramos como «contratos inteligentes» es una brillante tecnología y una genial táctica de marketing. Sin embargo, desde una perspectiva estratégica y legal, el banner de «contrato inteligente» es una elección muy tonta.

Al agrupar directivas privadas complejas, procesos de máquinas y lógicas operativas junto con la legislación existente sobre formación de contratos, interpretación, elección de la ley, elección del foro (y miles de otras cuestiones esencialmente legales), los desarrolladores de DLT sólo están incrementando sus perfiles de riesgo legal.

En derecho, como en la vida, las palabras importan

Incluso el mero uso del término «contrato inteligente» supone un problema: siembra el caos conceptual, añade costes de transacción y dificulta la innovación.

Pensando instrumentalmente en términos de estrategia de desarrollo a largo plazo, y en términos de acciones a tomar, «contrato inteligente» es un término innecesariamente arriesgado y peligroso.

Nuestro análisis más reciente le guiará a través de estos riesgos yendo más allá de los titulares de los periódicos para analizar la llamada «legislación de contratos inteligentes».

En nuestro artículo, Against Smart Contracts, analizamos el proyecto de ley 1662 del Senado de Tennessee, que fue firmado hace varios meses por el gobernador de Tennessee.

Lo que encontramos es disonancia y una receta para crear problemas legales. Un mapa más claro del campo minado nos permite ver los próximos pasos más seguros.

Tomando a los «contratos inteligentes» por las astas

Debido a la experiencia de la Fundación CleanApp con el derecho y las instituciones legales, vemos múltiples maneras en que los aspectos legales de los debates sobre el «contrato inteligente» se aclararán un poco (nota: «aclarado» no «resuelto» – porque estos asuntos legales nunca serán resueltos de manera concluyente):

  1. Podemos esperar hasta que muchas pequeñas disputas (por ejemplo, cuando los inversores estafados empiecen a demandar a los emisores de tokens y de intercambio de criptomonedas) empiecen a filtrarse en diferentes jurisdicciones a nivel mundial, y recibimos «common law» u «orientación doctrinal/interpretativa» hecha por jueces.
  2. Podemos esperar hasta que surja una disputa de alto perfil entre o dentro de los equipos de desarrollo de plataformas DLT que cambie el paradigma post-disputa en un respeto material por toda la industria.
  3. Podemos esperar por un producto de trabajo de tipo «regulación negociada» desde lugares como el Centro de Investigación de Blockchain de Stanford u otros think tanks inter-DLT.
  4. Podemos hacer que la ley que queremos sea adoptada.
  5. Etc.

¿Impacto de la litigación cripto?

Como una organización sin fines de lucro incorporada en Tennessee, nuestra capacidad de recaudar recursos cripto a través de simples apelaciones como la que se presenta a continuación se ve directamente afectada por nuevas leyes como la «ley de contratos inteligentes» de Tennessee.

Esto significa que tenemos derecho a demandar para obtener la claridad que necesitamos para hacer el trabajo que debemos hacer… para salvar al mundo en nuestra visión de cómo el mundo necesita ser salvado. En este momento, no estamos preparándonos activamente para una impugnación legal a la ley SB 1662, aunque una podría estar justificada.

La realidad sobre el terreno del cripto crowdsourcing está cambiando tan rápidamente que podríamos necesitar revisar nuestra propia exposición legal; en ese momento, podría valer la pena demandar o perseguir otras estrategias directas de mitigación de riesgos legales.

La razón por la que estamos compartiendo esto públicamente es simple: si estás leyendo esto, significa que te preocupas por los «contratos inteligentes», el rigor conceptual, la DLT y la reducción del riesgo.

Y si la gente está considerando ir a la corte en su propio territorio para empezar a obtener claridad judicial sobre el significado de «contrato inteligente» a la luz de los precedentes existentes -entonces debería ver que la situación es bastante grave. Antes de que mejore, desafortunadamente, empeorará mucho más.

Los desarrolladores de DLT deberían estar gastando sus recursos en estudiar economía, estructuras de incentivos e innovación. Debido a la naturaleza de los proyectos de CleanApp, el estudio de la mitigación de riesgos legales es innovación. Pero sabemos que ese no es el caso de muchos otros equipos.

Ya sabes qué hacer si quieres protegerte en un mundo llamado «contrato inteligente». Tienes que volver a lo básico.

- Aviso Publicitario-

Similares

es Spanish
X