#Hacktivism by Anonymous: ¿TikTok ejecuta espionaje masivo?

Los últimos días han sido duros para TikTok, las críticas y acusaciones sobre los verdaderos fines de esta red social han ido en aumento. Desde la decisión de India de prohibir el uso de la aplicación (país en el que obtuvo 660 millones de usuarios) a consecuencia de considerar que dicha red social “era perjudicial para la soberanía y la integridad de India”, pasando por la acusación del senador australiano Jim Molan al señalar que se trataba de “un servicio de recolección de datos disfrazado de red social”, consideración muy similar a la del secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo, que evalúa prohibir dicha aplicación por las sospechas de espionaje, señaló Semana.

Pero, ahora se trata de un “tercero imparcial” el que estaría realizando la misma acusación. De acuerdo al famoso grupo de hacktivistas, TikTok sería una aplicación que el gobierno chino utiliza para realizar un espionaje masivo. El hecho de que esta acusación provenga de los hacktivistas que buscan la libertad de expresión, la protección de los derechos humanos y el libre acceso a la información de internet, ¿les podría dar más “credibilidad” respecto de lo que señalan? ¿El hecho de que tales acusaciones no provengan de un político cambia la figura? 

¿De qué información estamos hablando? De acuerdo a un especialista de seguridad informática que realizó ingeniería inversa en la aplicación, recopila datos excesivos de los usuarios, tales como el hardware del dispositivo, su utilización, georreferenciación, las redes de wifi a las que se conecta el usuario, entre otros.

Nos parece importante resaltar: “Hay fragmentos de código en la versión de Android que permiten descargar un archivo zip remoto, descomprimirlo y ejecutar dicho binario. No hay ninguna razón por la que una aplicación móvil necesite esta funcionalidad legítimamente

¿Qué dice su política de privacidad? Además de la información más obvia (nombre, edad, usuario, etc.), señala que recopilan información contenida en los mensajes que envía el usuario a través de la plataforma, e información de su directorio telefónico (si el usuario otorga acceso), el contenido generado por el usuario, comentarios, fotografías, videos y otros elementos virtuales que elija cargar o trasmitir en la plataforma, información de pago, contactos de otras redes sociales, información de encuestas, desafíos, sorteos o concursos, entre otros. Y señala que “recopila automáticamente”: información de actividad de la red, dirección IP, datos relacionados a la geolocalización, identificadores únicos del dispositivo, navegación e historial de búsqueda y cookies. ¿Excesivo? ¿les es útil, para sus fines comerciales, tener toda esta información?

Al respecto es importante señalar un principio de suma importancia para analizar la corrección del tratamiento de los datos personales, el principio de proporcionalidad, por el cual, toda la información que se trate debe ser adecuada, relevante y no excesiva a la finalidad para la que se hubiese recopilado. Si bien, no todos los países recogen la regulación de protección de datos personales, sí nos da un parámetro de análisis. Entonces, cae de madura la pregunta, ¿es proporcional a sus fines toda la información que recopilan?

Es cierto que las redes sociales suelen recopilar mucha información de usuarios con finalidades comerciales, y que cuando decidimos descargar estas aplicaciones aceptamos su política de privacidad (casi siempre, sin enterarnos, aunque sea por curiosidad, sobre la información que le estamos otorgando, porque no solo se trata de nuestros nombres, de nuestros correo electrónicos, de nuestros contactos, sino de mucha otra información sobre la que ni siquiera sabemos que podríamos estar transfiriendo).

Estas redes sociales tienen de su lado el hecho de que sus políticas de privacidad suelen ser documentos muy extensos y sin una organización suficiente para otorgar de forma concisa y didáctica la información que los usuarios desean conocer, como lo son: (i) los datos que recopilan, (ii) sus usos, (iii) los terceros a los que se les podría transferir tal información. Por otro lado, también tienen de su lado el hecho de que los usuarios parecen no percibir la existencia de un potencial daño al otorgarles toda esa información.

¿Razón suficiente para desinstalarlo? Habrá que esperar la respuesta de los usuarios, tik tok…tik tok…  

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Bachiller en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,845FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
70SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X