Los usuarios de la Unión Europea pierden reconocimiento a su derecho al olvido ante el gigante Google

El gigante de la tecnología Google ha obtenido un segundo pronunciamiento favorable en apenas dos semanas de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) le diese la razón en una controversia que mantenía con la agencia de datos de Francia.

Dicha situación pone en riesgo el derecho al olvido de los usuarios europeos, quienes, si bien reconocen que el ciberespacio no tiene fronteras, sí se encontraban protegidos dentro de los linderos de la UE.

El derecho al olvido de los usuarios europeos fue reconocido hace cinco (5) años cuando los jueces de dicha jurisdicción, concretamente el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que los usuarios estaban facultados y amparados para solicitar la eliminación de los resultados del buscador vinculados a su nombre en los enlaces de la UE. La lucha por el mencionado derecho inició en España cuando un abogado -a través de la Agencia Española de Protección de Datos- solicitó que Google retirase del ciberespacio información que había sido publicada sobre su persona en el diario La Vanguardia.

El proceso antes mencionado llegó hasta los tribunales de Luxemburgo, quienes respaldaron a los ciudadanos europeos para solicitar directamente al buscador de Google la eliminación de sus nombres, en supuestos particularmente determinados. La compañía debe evaluar la solicitud del usuario a fin de verificar si es amparable o no; pues la falta de pronunciamiento, amerita a que los afectados recurran a la justicia para exigir la defensa de su derecho.

Posteriormente, y amparado en el antecedente expedido en la UE, un usuario francés recurrió a la Comisión Nacional de Informática y Libertades de su país, cuando constató que, pese a haber presentado su solicitud a Google para retirar algunos enlaces asociados a sus datos (nombre), la compañía sólo había procedido con el requerimiento en los motores de sus filiales europeas, pero no a nivel mundial. Pese a la exigencia de la autoridad francesa, el gigante tecnológico sólo accedió a eliminar los enlaces dentro de la UE; y aun después de ser multado por la referida Comisión, mantuvo su posición, y ésta sería respaldada recientemente por la justicia europea.

En concreto, la Corte de Luxemburgo refirió en su pronunciamiento que, si bien en el ciberespacio donde no existen fronteras, la retirada de los enlaces sería la respuesta adecuada al objetivo de protección que persigue el derecho al olvido de la UE, también enfatizó que países que no forman parte de la UE no necesariamente reconocen y amparan el derecho al olvido o lo hacen dándole un contenido y reconocimiento distinto. Ello aunado al hecho de que dicho derecho no es absoluto, sino que debe ser evaluado en cada caso concreto, a fin de guardar un equilibrio con otros derechos igualmente amparables, como la “libertad de información”.

A mayor abundamiento, el tribunal concluye que la legislación comunitaria no cuenta con mecanismos de cooperación en lo relacionado al alcance de la retirada de enlaces fuera de la UE, por lo que no existen herramientas legales para exigir a Google a cumplir con una exigencia de ese tipo.

Dicha decisión, aun cuando no ha sido favorable para los usuarios europeos, no debe desincentivar a que los usuarios del mundo inicien las acciones legales que correspondan ante un gigante; pues esto permite que compañías como Google replanteen sus acciones y tomen medidas que propugnen un equilibrio más razonable entre los derechos de las personas al acceso a la información y la privacidad.

- Aviso Publicitario-
Erika Rios
Erika es abogada por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Cuenta con experiencia en asesoría regulatoria bancaria y transacciones financieras, principalmente en financiamientos con entidades financieras locales y extranjeras. Actualmente trabaja en Vodanovic Legal, estudio jurídico experto en temas de derecho financiero. Se especializa en Regulación Bancaria y Fintech.

Similares

es Spanish
X