España: pago de renta por transacciones con criptomonedas, ¿Quiénes más tienen esta práctica?

Al parecer la intención habría estado desde 2019 cuando instaron a los contribuyentes a declarar la posesión de criptoactivos en sus declaraciones de rentas anuales, sin embargo, en vista que la regulación aplicable no era totalmente clara en este aspecto, muchos contribuyentes hicieron caso omiso de la solicitud.

Con este antecedente, y teniendo en cuenta la difusión de estas monedas, en prácticamente todo el mundo, la ley 11/2021 del 9 de julio ha enfatizado con claridad que aquellos que posean criptoactivos deben declararlos anualmente, adicionalmente, aquellos que comercien e incluso que hayan tenido pérdidas a consecuencia de sus inversiones en esta moneda, también deben informarlo al ente fiscal, señaló Cointelegraph.

Entonces, ¿qué se debe informar? La posesión, la venta, la permuta o el intercambio de estas monedas digitales. ¿Cuál es la cuantía a partir de la cual es exigible el pago de la renta? Lamentablemente, esto no se ha especificado en la norma. Usualmente, el pago de la renta debe tener cierta base imponible, es posible que esta aclaración se haga vía reglamento.

Ciertamente, España no es la primera en normar esta materia, otros países también lo han hecho. Cabe aclarar que la imposición del cobro de rentas por estos activos digitales depende de la definición legal que se les dé a las criptomonedas, así como el sistema impositivo que cada país maneja, tal como señala Taxably:

  1. Estados Unidos: El servicio de ingresos internos (IRS por sus siglas en inglés) considera a las criptomonedas como propiedades de inversión (como cualquier acción), y en esa medida, les exige renta bajo la categoría de ganancias de capital. La ganancia se determina al restar el precio de compra y el precio de venta final.
  2. Australia: en este caso, les dan dos categorías, por un lado las consideran “ganancias de capital” y en segundo lugar, también las pueden considerar “acciones comerciales” (o ingresos producto de una actividad comercial). En el primer caso, tienen el beneficio de contar con un 50% de descuento, con lo cual, solo tienen que tributar por la otra mitad de sus ganancias de capital. En el segundo caso, se aplica el impuesto a la renta, y se paga sobre el 100% de la renta.
  3. Reino Unido: al igual que en el caso australiano, si es considerado inversión personal, se aplica la categoría “ganancias de capital”, pero si se trata de un negocio que lleve a cabo el comercio financiero de activos criptográficos, se aplica el impuesto a la renta usual.
  4. Canadá: mismo esquema que Australia.
  5. Países Bajos: impone un “interés presunto sobre el valor de todos los activos menos todos los pasivos al comienzo del año fiscal”. En este caso, no usan la categoría “ganancias de capital”, sino “impuesto sobre el patrimonio”.
  6. Alemania: considera a las criptomonedas como “dinero privado” y solo tributan aquellas ventas privadas que excedan los 600 euros.
  7. Finlandia: aplica la categoría de ganancias de capital.
- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Directora del Blog The Crypto Legal, cuenta con experiencia en asesoría corporativa, protección al consumidor, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,954FansMe gusta
514SeguidoresSeguir
91SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X