¿Es Blockchain la solución a todo?

El filósofo estadounidense Abraham Kaplan desarrolló lo que se conoce como la “Ley del Instrumento” que suele ser representada con su célebre frase “dale un martillo a un niño y pensará que todo lo que se encuentra necesita de un martillazo”. La Ley del Instrumento alude a que cuando buscamos soluciones para distintos problemas, solemos hacer uso del mismo método o de las mismas herramientas. ¿Es Blockchain el martillo de Kaplan?

Actualmente, la tecnología blockchain está siendo testeada en distintas industrias debido a la promesa de que, implementada esta tecnología, se optimizarán los procesos de transferencia de información y la seguridad en su almacenamiento, siendo la Blockchain vista por algunos casi como una panacea. Sin embargo, son muchas las cuestiones técnicas y legales que hay que tener en cuenta para una adecuada adopción de esta tecnología.

En ese sentido, hay tres cuestiones generales que los actores de toda industria, y especialmente la financiera, deben considerar a fin de evaluar la conveniencia de introducir la tecnología blockchain a sus procesos: (i) privacidad, (ii) automatización y (iii) oportunidad.

La cuestión de la privacidad, tanto en el acceso, verificación y manejo de la información registrada en una Blockchain, como en los permisos para introducir dicha información, debe ser tomada en cuenta atendiendo al tipo de industria. Por ejemplo, se manejan distintos niveles de privacidad en el sector financiero en comparación con el sector retail, en tanto los actores que participan en estos sectores no están sujetos a los mismos riesgos.

En tal sentido, las empresas financieras se encuentran sujetas a obligaciones legales que buscan mitigar una serie de riesgos, como el riesgo operacional, el cual comprende al riesgo de fallas o errores en las tecnologías que usen las empresas financieras, así como tiene el deber de guardar en confidencialidad la información considerada secreto bancario. Teniendo en cuenta ello, sistemas como Bitcoin o Etherum, que hacen uso de una Blockchain pública, los cuales son manejados de manera completamente descentralizada y cualquiera puede acceder a la información registrada, no parecen ser la mejor opción para empresas financieras, como sí podrían serlo para empresas del sector retail.

De hecho, en este último caso, hay propuestas de crear Dapps (decentralized applications) sobre el protocolo Etherum que funcionen como tiendas de e-commerce, en donde, mediante el uso de Smart Contracts, la compra y venta de productos se realice de manera automática.[1] Difícilmente podríamos ver una empresa financiera, como un banco, que funcione sobre una Blockchain, por lo menos no en una pública.

Lo anterior no significa que las empresas financieras no puedan hacer uso de la tecnología blockchain, sino que posiblemente les convenga evaluar opciones privadas como Hyperledger Fabric o Corda, que han sido diseñadas atendiendo a las necesidades del sector financiero.

La segunda cuestión a tenerse en cuenta es la automatización. La idea originaria detrás de Blockchain es la eliminación de los intermediarios tradicionales; por ejemplo, los bancos y las pasarelas de pagos. Ello se logra mediante el uso de una red peer-to-peer a través de la cual los nodos (computadoras) son los que verifican y validan las transacciones.

Lo dicho funciona en base a que, en lugar de confiar en que los bancos gestionen de manera correcta las transacciones de dinero, la confianza de que la transacción efectuada se complete adecuadamente recae en el mismo sistema, con lo que suele decirse que se confía en el código mismo y ya no en los intermediarios.

Todo lo dicho conlleva a un entorno cada vez más automatizado, en el que Smart Contracts[2] se ejecuten de manera inmediata luego de verificadas y cumplidas las condiciones establecidas en sus códigos. La contrapartida de esta automatización en una Blockchain es la dificultad en detener y revertir transacciones o, en general, la dificultad para modificar información que ya ha sido introducida en la Blockchain, sea por voluntad propia de los programadores o por ejecución de un laudo o sentencia.

Actualmente, existe mucha discusión en torno a si el uso de Smart Contracts resulta realmente eficiente en la contratación B2B. Si bien la idea detrás de los Smart Contracts es reducir los costes en la ejecución de un contrato, facilitando las tareas de monitoreo y verificación del cumplimiento que usualmente es llevado a cabo por personas, no resulta del todo claro que dicho ahorro en los costos de ejecución suponga en realidad una ventaja por sobre los mayores costos en la aplicación de remedios legales.[3]

Por ello, las empresas financieras que quieran hacer uso de la tecnología blockchain deben considerar la automatización inherente en la Blockchain a fin de que implementen esta tecnología de manera que les resulte un complemento eficiente.

Finalmente, está la oportunidad en el uso de la Blockchain. En la actualidad existe mucho hype con relación a esta tecnología, que es considerada por muchos como una tecnología disruptiva que establece un nuevo paradigma en las relaciones en Internet. Sin embargo, si bien la adopción de la tecnología blockchain es una tendencia y no una moda, no siempre será necesario hacer uso de una Blockchain.

Esto sucede por ejemplo para el caso de las plataformas de High Frequency Trading ­(HFT), tecnología usada en los mercados de capitales para la negociación y transacción de activos (front end), que son usadas mundialmente de manera efectiva para realizar transacciones en pocos segundos. Sin embargo, a diferencia del HFT, los procesos de compensación y liquidación de transacciones (back end) no han sido nunca tan rápidos (ej. T+3).

De esa manera, si bien mediante el uso de una Blockchain se podrían unificar estos procesos, de modo que con solo efectuar la transacción se realice también la compensación y liquidación correspondiente, los sistemas actuales basados en tecnología blockchain no cuentan todavía con la capacidad suficiente o “scalability” para procesar una gran cantidad de transacciones por segundo, lo que la sitúa por debajo del HFT en términos de velocidad en las transacciones.

Así, uno tiene que preguntarse cuáles son los costos vs los beneficios en hacer uso de una Blockchain, sea pública o privada. Otro caso, con relación al tracking o rastreo de cosas o bienes, uno de los usos más populares de esta tecnología, implica analizar siempre si se puede conseguir el mismo resultado usando una base de datos centralizada en lugar de una descentralizada.

Por ejemplo, serviría de algo utilizar una Blockchain para los procesos del sector minero, como para rastrear y registrar de manera “inmutable” que los minerales extraídos de una determinada mina han llegado efectivamente al puerto de embarque. Creemos que ello se puede lograr con una buena logística y una base de datos centralizada.

Caso contrario es el que se viene dando con las certificaciones de diamantes, que busca combatir el tráfico ilegal o los conocidos “diamantes de sangre”.[4] En estos contextos, empresas como Everledger y Tracr han aprovechado la tecnología blockchain para certificar el origen y autenticidad del diamante comercializado.

¿Cuál es la diferencia? En el primer caso, estamos hablando de una empresa minera que tiene el derecho otorgado por el gobierno para explotar una mina y asumimos en una zona conflict-free; en el segundo, se tratan de diamantes que son extraídos en zonas de conflicto por distintas personas y empresas, donde por la dinámica comercial, es difícil saber con exactitud si dichos diamantes tienen un origen ilícito o no.[5]

Sin embargo, el problema en el uso exagerado de esta tecnología muchas veces tiene como origen los ciegos intereses en tener un “proyecto exitoso”, que logre un gran financiamiento, lo que obliga a los emprendedores y start-ups a “usar” la Blockchain, aunque la utilidad sea mínima o nula.

Efectivamente, tal como señala Jimmy Song, integrar la tecnología blockchain a tu proyecto es una forma de estar con la última tecnología del mercado o, mejor dicho, con tecnología de punta. Esto claramente sirve para atraer inversionistas, los que muchas veces no saben para qué se utilizará Blockchain en el proyecto en el que invertirán.

En conclusión, no hay duda de la potencialidad del uso de la tecnología blockchain. Sin embargo, no debemos verla como aquel martillo con el que podemos resolver todos los problemas y que necesariamente optimizará los procesos operativos. La implementación de una Blockchain en un mercado regulado como el financiero implica un análisis exhaustivo, de modo que se pueda determinar de manera adecuada qué tipo de sistema basado en tecnología Blockchain se necesita, debiendo considerarse cuestiones de privacidad, automatización y oportunidad en el uso de esta tecnología.


Notas de página

[1] Aquí pueden encontrar algunos ejemplos: (i)  https://github.com/brakmic/BlockchainStore y (ii) https://www.elinext.com/case-study/mobile/ethereum-app-for-ecommerce/

[2] Códigos de computadora almacenadas en una Blockchain que pueden ejecutar obligaciones establecidas en un contrato de manera automática, siempre que se cumpla la condición establecida; usa un lenguaje condicional [ej. si (…), entonces (…)]. En español se les denomina comúnmente como contratos autoejecutables o contratos inteligentes.

[3] Es bastante conocido que, debido a que un Smart Contract es inmodificable (a menos que se haya programado la posibilidad de modificar) y funciona de manera automática, resulta difícil – sino imposible – que un juez ordene, por ejemplo, que se detenga la ejecución del Smart Contract.

[4] Un “diamante de sangre” o también llamado “diamantes de conflicto” hace alusión a aquellas piedras preciosas que proceden de países productores inmersos en conflictos bélicos, donde la extracción y comercialización de estos diamantes es llevado a cabo en flagrante violación de derechos humanos (ej. explotación infantil) y con el propósito de financiar los costes de la guerra.

[5] De igual forma se quiere usar tecnología blockchain para rastrear el origen de tantalum, un mineral usado en la manufactura de productos electrónicos que se encuentra en zonas de conflicto en Ruanda.

Con estos ejemplos no queremos decir que solo se puede usar blockchain para el sector minero únicamente cuando se trate de zonas de conflicto, pero sí queremos dejar en claro que no en todos los casos será necesario hacer uso de esta tecnología, aunque pueda parecer de utilidad.


Referencias

Araya, Andrés. (2018). Andres Araya, Bolsa de Santiago, sobre los retos, limitaciones y oportunidades de Blockchain [Iupana]. Recuperado de http://iupana.com/escuchar_post/andres-araya-bolsa-de-santiago-sobre-los-retos-limitaciones-y-oportunidades-de-blockchain/

Ng, Lance. (2018) Blockchain is Broken. En: Medium. Recuperado de https://medium.com/@lancengym/blockchain-is-broken-1bbb581be5ac

ROBERTS, Jeff John. (2017). The Diamond Industry is Obsessed with the Blockchain. En: Fortune. Recuperado de http://fortune.com/2017/09/12/diamond-blockchain-everledger/

SONG Jimmy. (2018). Why Blockchain is Hard. En: Medium. Recuperado de https://medium.com/@jimmysong/why-blockchain-is-hard-60416ea4c5c



- Aviso Publicitario-
Adolfo Morán
Adolfo es Fundador y Director de The Crypto Legal. Bachiller en Derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Su práctica está enfocada en la investigación y asesoría en temas de Derecho Civil, Regulación Financiera, Protección de Datos Personales, Fintech y Protección al Consumidor Financiero. Analista en PsychoLAWgy. Cuenta con una especialización en Blockchain & Law por la academia virtual Blockgeeks. Actualmente trabaja en el estudio Vodanovic Legal, experto en temas de derecho financiero. Se especializa en Blockchain, Smart contracts y Fintech.

Similares

es Spanish
X