¿El regreso de Satoshi Nakamoto?

Veamos un poco de historia Bitcoin. En el 2008 se publicó un artículo que describía un sistema de transferencia de dinero digital bajo la autoría de Satoshi Nakamoto. El artículo hacía referencia a una versión peer-to-peer de dinero electrónico que permitía que los pagos en línea se hagan directamente de una parte a la otra sin tener como intermediario a una institución financiera. Un año después lanzó el software de Bitcoin y creó las primeras unidades de moneda llamadas bitcoins. Sin embargo, los inicios de Bitcoin también contaron con la participación de Hal Finney, Adam Back, Ray Dillinger y Martin Malmi, ellos también habrían participado en las primeras actividades de minería bitcoins. En el 2010, Nakamoto entregó el control del repositorio de código fuente y la clave de alerta de la red a Gavin Andresen y transfirió dominios relacionados a miembros de la comunidad Bitcoin.

¿Qué pasó ahora? El miércoles 20 de mayo se realizó una transferencia de 50 bitcoins que fueron minados en febrero de 2009 (el primer mes de existencia de la criptomoneda bitcoin) hacia una cartera desconocida. Dichos bitcoins fueron generados en el bloque 3654 y no habían sido movidos desde su fecha de creación, hasta hace un par de días. Se presume que habrían sido minados por el creador de bitcoin, Satoshi Nakamoto, señaló Cointelegraph.

Fuente: https://es.cointelegraph.com/news/satoshi-nakamoto-50-thousand-bitcoins-generated-in-block-3654-and-stopped-since-february-2009-are-moved

Esta transacción tuvo que hacer uso de un mezclador a fin de ocultar la dirección de la cartera final. De acuerdo al experto en criptomonedas, Courtnay Guimaraes, “la dirección es tan antigua que las monedas extraídas estaban en una clave pública (p2pk), no en una dirección versión 0.1”

Sin embargo, no todos están de acuerdo con que dicha transacción haya sido realizada por Satoshi, de acuerdo a Whale Alert, la transacción fue realizada por un minero anónimo.

De los 50 bitcoins transferidos, 40 se mantienen inactivos en una dirección de cambio, y 10 restantes fueron enviados a una dirección multisig. Desde allí la cadena de transacciones se vuelve más difícil de rastrear ya que los bitcoins se dividieron en casi docenas de piezas en una compleja cadena de resultados. Con lo cual se entiende que el firmante de estas transacciones busca ocultar el destino de los fondos.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Bachiller en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,431FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
50SeguidoresSeguir
es Spanish
X