¿Debería preocuparnos la repentina caída del precio del bitcoin?

Algunos dirían que no, otros que sí, pero sin llegar al alarmismo.

Por un lado, aquellos que dicen que no, señalan que la caída del precio del bitcoin en más de USD 10,000 dólares (aunque al momento de la redacción de esta nota el precio se ubicaba en USD 34K) responde a un comportamiento esperado por el mercado. Luego de alcanzar la cifra de USD 40K hace algunos días, los inversionistas minoristas vieron que esta cifra era lo que esperaban para vender y obtener un reporte sumamente lucrativo por sus ventas. Así lo señaló Antoni Trenchev, CEO de Nexo: “Una vez que BTC superó los USD 40,000, las ganancias alcanzaron un nivel que desencadenó a los inversores más pequeños que son, comprensiblemente, los más propensos a vender rápidamente. Ha habido una avalancha de transacciones de liquidación en los últimos días, la caída del precio de BTC es el resultado de una acumulación de estas transacciones”.

Con lo cual, se entiende que la caída no responde a un defecto estructural que podría conllevar consecuencias a largo plazo. Sino que se trata de una respuesta inmediata producto de las copiosas ventas en un muy corto plazo.

¿Qué podría representar una afectación a su precio a largo plazo? Regulación demasiado estricta que no comprende el mercado y que lo limita. No podríamos decir que esta existe actualmente, pero, cada vez se ven más propuestas de regulación que buscan limitar algunas características de este mercado para asimilarlo a los mercados de inversión tradicionales.

Por otro lado, aquellos que tienen mayor preocupación frente a la caída del precio, señalan que el alza descontrolada del bitcoin tiene una semejanza muy grande a lo sucedido hace años con la “burbuja de las acciones de internet” (sucede que a finales de los años 90 y principios del 2000 la novedad de las empresas de internet generó una corriente especulativa que generó que sus acciones se posicionaran “por las nubes” en muy corto tiempo, lo que desencadenó una suerte de espejismo de valor que en realidad nunca estuvo ahí, naturalmente, pronto se vio que la realidad no era tan grandiosa como se pintaba).

En este sentido, el empresario Mark Cuban indicó: “viendo el trading de criptomonedas, es exactamente como la burbuja de las acciones de internet (…) como durante la burbuja de las puntocom (acciones de internet), “los expertos” tratan de justificar cualquiera que sea el precio del día. Las criptomonedas, al igual que el oro, son impulsadas por la oferta y la demanda. Todas las narrativas sobre devaluación, Fiat, etc., son solo argumentos de venta. El argumento de venta más importante es la escasez frente a la demanda.”

No debemos olvidar la característica principal de las criptomonedas: su volatilidad. Su variación va a tener directo correlato con cualquier cambio significativo que ocurra en su mercado, su sensibilidad es alta. Por ello, es básico que se mantenga la confianza. Todos saben qué pasaría si es que todos “se asustan” y empiezan a vender en cadena.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Directora del Blog The Crypto Legal, cuenta con experiencia en asesoría corporativa, protección al consumidor, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,954FansMe gusta
514SeguidoresSeguir
91SeguidoresSeguir

Suscríbete

*Todos los campos son requeridos
es Spanish
X