Coronavirus activa otro método de control social de alta tecnología: los sistemas de video vigilancia en China

Muchas compañías de seguridad afirman que sus sistemas de cámaras de seguridad y de inteligencia artificial pueden reconocer a personas con fiebre, incluso aunque esta sea leve, ya sea que estén con mascarillas de protección o no, señaló Reuters.

Una de estas compañías es Megvii cuyo nuevo “sistema de medición de temperaturas AI” detecta la temperatura con cámaras térmicas y hace uso de datos corporales y faciales para identificar a las personas.

Señalan la existencia de mapas que muestran la ubicación de las viviendas de los pacientes infectados, así como la existencia de aplicaciones que indican si es que estuvieron sentados cerca de un portador del virus en cualquier vuelo o tren que hayan tomado. Inclusive, mediante los sistemas de vigilancia de ferrocarriles se puede identificar a los pasajeros que compartieron asientos contiguos con un portador del virus para luego informar a los departamentos de prevención de epidemias relevantes.

Adicionalmente, las personas que ingresan a diversos medios de transportes públicos son forzadas a descargar una aplicación que almacena sus nombres, direcciones, número de identificación y datos de su teléfono, ¿y si por alguna extraña razón viajaban sin celular? De igual forma debían llenar un formulario en papel, cuya información luego sería transcrita a una base de datos, señaló CNN.

Sin duda la intrusión en la privacidad de las personas es tremenda, sin embargo, no ha habido una respuesta del todo negativa de parte de los ciudadanos chinos, pues, aunque es un método cuestionable, lo toman como un “mal necesario” para combatir la grave crisis de salud. Muy conveniente y oportuno para que el gigante asiático pueda desplegar sus sistemas de videovigilancia con la conformidad de sus ciudadanos.

Un ciudadano chino señaló que tanto la policía como su empleador lo habían contactado al haber sido captado por cámaras con tecnología de reconocimiento facial ubicadas en el lago del Oeste de Hangzhou (provincia ubicada a 758 km de distancia de Wuhan – epicentro del virus – que para ese momento había tenido varios casos de coronavirus). En palabras simples, pueden ser encontrados casi en cualquier lugar y a cualquier hora.

La compañía de telecomunicaciones China Mobile ofreció a sus clientes el servicio de rastreo a fin de que estos puedan demostrar a sus empleadores o autoridades (de ser el caso), su ubicación en los últimos treinta días. ¿Increíble no?

¿Lo más grave? Mientras no haya señal de que la epidemia esté siendo controlada, esta intrusión social de alta tecnología solo irá en aumento.

- Aviso Publicitario-
Marilú Lazo
Bachiller en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Cuenta con experiencia en asesoría corporativa, así como en materia de protección de datos personales y nuevas tecnologías.

Similares

1,424FansMe gusta
443SeguidoresSeguir
49SeguidoresSeguir
es Spanish
X