LA MULTIDISCIPLINARIEDAD DE LA ACTIVIDAD FINANCIERA DEL ESTADO

En el presente artículo se reflexiona sobre el carácter multidisciplinar de la actividad financiera del Estado en su aspecto jurídico, económico y político, así como la importancia de que esta actividad se encuentre abierta a considerar aspectos adicionales.

Antes de iniciar es importante advertir que en el presente no se brinda un concepto sobre derecho financiero ni se entra en la discusión de si este es parte del derecho público o privado, sino que se asume que el Estado realiza actividad financiera y esta se hace visible todo el tiempo.

¿En qué consiste esta actividad y cómo se hace visible? En principio, la actividad financiera del Estado consiste en la obtención de ingresos para cubrir el gasto público y esta se hace visible a través de las normas que rigen la imposición tributaria, el uso de figuras jurídicas privadas, entre otros.

Siendo esto así, se advierte un inevitable aspecto jurídico en la actividad financiera del Estado, puesto que para realizar imposiciones tributarias este se sirve de las normas que ofrece nuestro ordenamiento jurídico.

Por ejemplo, en nuestra legislación, para que el Estado pueda recaudar fondos a través de tributos, estos deben ser establecidos necesariamente por Ley o Decreto Legislativo y atender a principios regulados en nuestra Constitución como el de no confiscatoriedad.

Sin embargo, analizar la actividad financiera solo desde un aspecto jurídico es insuficiente en la actualidad, puesto que la actividad financiera no solo es un fin en sí mismo (la sola recaudación estatal), sino que tiene un propósito.

Un propósito pacífico, tal y como lo hemos adelantado, es el de financiar el gasto público; sin embargo, es de universal entendimiento que el Estado, aunque con ciertos parámetros como la finalidad pública, puede tener diferentes propósitos en su programa de gobierno, dependiendo del contexto en el que este se encuentre.

Tal es así que para autores como Mijangos Borja la actividad financiera del Estado en la actualidad no tiene como única finalidad la obtención de ingresos para cubrir el gasto público, sino que pretende impulsar su economía dirigiéndola y regulándola. (Mijangos Borja, pág. 3)

Teniendo esta forma de actividad financiera como referencia, se advierte que la actividad financiera no solo tiene un aspecto jurídico, sino también económico.

Sobre este aspecto, es posible desprender que, si esta actividad tiene el propósito de impulsar su economía, debe tener en consideración las decisiones económicas de los ciudadanos.

Por ejemplo, una de las formas de actividad financiera de los Estados se da a través del impuesto al consumo; es decir, habrá, por ejemplo, recaudación, si el impuesto al consumo establecido en ciertos productos no impide que los ciudadanos estén en capacidad de pagar por estos; para ello, la recaudación deberá tomar en cuenta a la capacidad económica de los contribuyentes.

Siendo esto así, se puede concluir, en principio, que el carácter multidisciplinar de la actividad financiera del Estado se evidencia no solo porque esté especialmente regulada, sino también por el impacto económico de esta actividad en las decisiones de los ciudadanos.

Sin embargo, considero que hay un agente importante que al ser tomado en cuenta termina por reafirmar el carácter multidisciplinar de la actividad financiera y es que el agente que toma las decisiones jurídicas con impacto económico es el Estado y los entes que lo representan.

Según Sainz de Bujanda cuando el Estado actúa lo hace siempre con un cálculo político; es decir, ponderando un conjunto de variables para determinar cuál será una decisión sustancialmente política. (Sainz de Bujanda, 1977)

Asimismo, Mijangos Borja, citando a autores como Pugliese y Griziotti, señala que la actividad financiera tiene una naturaleza política, puesto que el agente (Estado) que la lleva a cabo es político, así como los fines, concluyendo así que la actividad financiera tiene una naturaleza esencialmente política. (Mijangos Borja, pág. 4)

Esto a mi parecer debe ser analizado con mayor detalle. No siempre las decisiones del Estado que tengan relación con su actividad financiera y con la economía de los ciudadanos son las más objetivas o las mejores decisiones financieras.

Por ejemplo, el gobierno de turno de un país puede preferir menos recaudación y reducir los impuestos en ciertas zonas de pobreza si es parte de su programa político que en dicha zona aumente la capacidad de gasto de sus habitantes. Pese a que esta decisión pueda no ser la mejor decisión financiera, sí podría ser una buena decisión política.

Es así que el aspecto político de la actividad financiera puede quedar en evidencia con las directrices del programa político que el gobierno de turno y los entes que lo representan hayan decidido seguir.

En consecuencia, el carácter multidisciplinar de la actividad financiera del Estado se basa principalmente en la necesidad de considerar otras disciplinas o aspectos como el económico y político al momento de llevarla a cabo.

Con esto no se pretende señalar que no es posible incluir algún aspecto adicional; por el contrario, es de suma importancia que esta actividad tenga una predisposición a incluir más aspectos si resultan aplicables, puesto que el impacto de esta actividad es tan significativo que no puede dejar de considerar todas las variables posibles.

Más aún si entendiendo la actividad financiera del Estado en su carácter multidisciplinar se logra comprender mejor cómo obtener la mayor eficiencia de esta actividad, ya sea en términos políticos y /o económicos.

Muy probablemente haya quienes señalen que la actividad financiera del Estado debería regirse por términos económicos y objetivos; sin embargo, asumir esto es encuadrar al Estado como cualquier sujeto que realiza actividad financiera y que no tiene la obligación de considerar otras aristas importantes como el impacto político.


Referencias:

  • Garza, S. F. (1979). Derecho Financiero Mexicano. 15. Porrúa, México.
  • Mijangos Borja, M. d. (s.f.). Conceptos Generales del Derecho Financiero. Obtenido de https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/4/1910/4.pdf?fbclid=IwAR2k9tljG9AMvLT0eMlSO8Q6GWf87b1__e1oNwo3w4SfBpsAst2aGbKlvjM
  • Pugliese, M. (1937). Instituciones de derecho financiero. México: Fondo de Cultura Económica.
  • Sainz de Bujanda, F. (1977). Sistema de Derecho Financiero I. Introducción. Madrid: Facultad de Derecho de la Universidad Complutense.
- Aviso Publicitario-
Diego Mera Sandy
Abogado por la PUCP, abogado del área de solución de controversias en Infraestructura en Claro América Movil y coach del equipo de debate de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Similares

es Spanish
X